El primer ministro de Bélgica, Elio Di Rupo, anunció hoy que presentará una enmienda a los presupuestos generales de 2013 destinada a reducir la dotación económica que recibe la reina Fabiola, tras el escándalo desatado en el país en torno a su herencia.

Di Rupo pretende que la medida sea aprobada por el Parlamento en la próxima votación de los presupuestos de 2013, con el objetivo de reducir este mismo año el dinero que recibe la viuda del anterior rey de Bélgica, Balduino I, para que no supere la cantidad asignada al príncipe heredero, Felipe.

"La disminución en la dotación de la reina Fabiola entrará en vigencia a partir del año 2013", señala el primer ministro en un comunicado.

Esta iniciativa es un primer paso dentro de la reforma del sistema de dotaciones de la Casa Real anunciada el jueves por Di Rupo, después de la polémica que ha desatado la decisión de la viuda de Balduino I, de 84 años, de crear una fundación para legar a sus sobrinos su capital personal.

La fundación privada "Fons Pereos" permitiría que sus sobrinos reciban sus bienes esquivando el 70 % de gravamen que impone la hacienda belga a las herencias cuando no existen herederos directos.

Una de las cuestiones que más críticas ha suscitado en Bélgica es la posibilidad de que Fabiola haya incluido en el capital de la fundación parte de la dotación de 27 millones de euros que ha recibido del Estado desde la muerte de su esposo en 1993.

Uno de los objetivos de la reforma planteada por Di Rupo es, precisamente, evitar que los fondos públicos que se destinan a la familia real puedan terminar en manos privadas.

Por su parte Fabiola, que conserva el título de reina de los belgas, precisó a través de su abogado que los fondos de su dotación de viudedad no se destinarán a esa fundación, sino que ésta contará con los bienes recibidos en herencia de su padre, Gonzalo de Mora y Fernández.

"Fons Pereos", registrada a fecha 1 de octubre de 2012, persigue, según sus estatutos, un objetivo filantrópico de ayuda a los miembros de la familia real, en primer lugar, así como divulgar las obras en recuerdo de la pareja real de Balduino y Fabiola.

En sus estatutos también figura la ayuda a las instituciones católicas del país, una fe compartida por el matrimonio y que profesa la reina viuda, que cada día reza en la capilla del palacio de Stuyvenberg, a las afueras de Bruselas, donde ha vivido desde que enviudó.

Balduino I creó en 1992 la Fundación Astrida, justo antes de someterse a una operación de corazón, para legar su capital a sus sobrinos.

En caso de disolución de "Fons Pereos" se dispone que los bienes se repartan entre la Fundación Astrida y otra fundación privada creada en España por Fabiola en 1999.