El presidente del Parlamento Europeo (PE), el socialista alemán Martin Schulz, criticó hoy la recomendación del FMI a Portugal de que aplique más recortes, y aseguró sentirse "estupefacto" por las contradicciones del organismo en esa materia.

El político germano, que efectúa una visita oficial a Lisboa, defendió que a las políticas de contención presupuestaria puestas en marcha en toda Europa se sumen con urgencia medidas que fomenten "el crecimiento y el empleo, especialmente entre los jóvenes".

"Si no lo hacemos, perderemos la estabilidad social y el apoyo de la gente a estas reformas", advirtió Schulz.

Sobre un informe elaborado por los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) de cara a la reforma que debe acometer el Estado luso para reducir su déficit fiscal en 2014, Schulz consideró que los responsables de ese organismo deberían "ser más coherentes".

Hace algunas semanas "el FMI reconocía que se equivocó al apostar sólo por recortar", señaló el presidente del PE, pero ahora el mismo organismo presenta una recomendación a Portugal que contradice esos principios.

El documento del FMI, divulgado el pasado miércoles en Lisboa, aconseja reducir la plantilla de funcionarios, despedir profesores y subir el precio de la Sanidad pública -que en Portugal es de copago-, entre otras medidas encaminadas a rebajar en 4.000 millones de euros el gasto público.

Schulz rechazó, además, la tesis defendida "por el FMI y también por miembros de la troika" -que integran además la Comisión y el Banco Central europeos- de que los recortes permiten recuperar inmediatamente la confianza de los inversores.

"Desde hace años cortamos, cortamos y cortamos, y sin embargo se comprueba que los inversores no reaccionan tan pronto", recalcó.

El dirigente alemán recordó las palabras del presidente saliente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, quien defendió la idea de "premiar" a los países que están aplicando programas de ajuste.

"Imponer más cortes no es el premio para todos los sacrificios del que hablábamos Juncker y yo", aseveró Schulz, quien abogó en el caso concreto de Portugal por facilitar inversiones dirigidas a la revitalización de núcleos rurales y al sector de las energías renovables.

Tras reunirse con el primer ministro luso, el conservador Pedro Pessos Coelho, el presidente del PE afirmó que los portugueses "han hecho enormes sacrificios".

También se mostró optimista sobre las posibilidades de que el país pueda volver a emitir deuda pública a largo plazo con intereses razonables, lo que no ocurre desde abril de 2011, cuando Lisboa tuvo que pedir el rescate financiero a la UE y el FMI.

Pese a haber defendido posturas en ocasiones divergentes a las del jefe del Ejecutivo luso sobre la crisis europea, Schulz elogió el trabajo realizado por Passos Coelho y el hecho de que haya asumido públicamente su responsabilidad en vez de "esconderse detrás" de la troika.

El FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo vigilan de cerca que Portugal cumpla el severo programa de ajustes y reformas vinculado a su rescate financiero de 78.000 millones de euros, que en año y medio de vigencia ha sido siempre aprobado en las inspecciones periódicas de los tres organismos.

El político alemán también defendió la necesidad de no recortar el presupuesto de la UE para el período 2014-2020, que se examinará en febrero de este año.

Aunque reconoció que no existe consenso entre los 27 países miembros en esa materia, recordó que el 94 % de esos fondos están orientados a la inversión y tienen un efecto multiplicador.

La UE celebró el pasado mes de noviembre una primera cumbre para tratar de este nuevo marco presupuestario, aunque no se llegó a un acuerdo sobre los techos de gasto.

Durante su visita a Lisboa el presidente del PE se reunió también con el jefe del Estado luso, Aníbal Cavaco Silva, y con representantes de organizaciones sociales y políticas.

En la visita que hizo al Parlamento luso, Schulz se acercó a conversar con un grupo de manifestantes que protestaba ante la Asamblea Legislativa contra el aumento del IVA en el sector del ocio.