La reanudación del diálogo entre el Gobierno panameño y el Frente Amplio de Colón (FAC) concluyó hoy sin resultados y con la amenaza de nuevas protestas al no haber avances sobre un plan de desarrollo para esta zona del país para la que exigen 500 millones de dólares.

El diálogo, retomado luego de 45 días de receso, busca dejar atrás el conflicto que en octubre pasado dejó tres muertos y pérdidas millonarias durante protestas contra una ley para privatizar su Zona Libre, la principal del hemisferio, y que ya fue derogada.

Los delegados gubernamentales, encabezados por el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, señalaron que el Gobierno quiere resolver los problemas de Colón, pero que se requiere una mejor organización en las conversaciones.

"Nosotros no vinimos a decirle no (a sus peticiones), vinimos a decirle que para poder avanzar necesitamos que organicemos esto de una manera distinta", afirmó, señalando que hay una instrucción de que "cada ministro y cada director (de entidades) atienda su tema".

Fábrega indicó que está "convencido" de que el diálogo se ha estancado porque detrás parece haber una "agenda política".

Líderes gremiales y cívicos del FAC presentaron un pliego de 33 puntos con los que consideran son los principales problemas de Colón que el Gobierno debe solucionar, a los que se sumó otro con 13 peticiones del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs).

El Gobierno, que tiene una propuesta de inversiones por 173,2 millones de dólares para el desarrollo de unos 165 proyectos de ayuda para Colón, se retiró de la negociación para analizar los documentos del FAC y el Suntracs.

Fábrega no señaló cuándo se reanudará el diálogo con los representantes de las diversas organizaciones, en el que también participan directivos de la Zona Libre de Colón, de la Cámara de Comercio y la Asociación de Usuarios de la zona franca.

Los líderes del FAC se declararon "decepcionados" y "burlados" por el Gobierno porque no ha respondido a su petición de 500 millones de dólares para crear un fondo de ayuda para Colón.

Edgardo Voitier, coordinador del Frente Amplio, afirmó en declaraciones a los periodistas que los representantes del Gobierno "cerraron la mesa" del diálogo y que esto es una "falta de respeto".

Voitier anunció que volverán a "las calles" a protestar y a presionar en favor de Colón porque, afirmó, en el Gobierno de Ricardo Martinelli "no nos respetan".