Líderes indígenas canadienses amenazaron con "postrar la economía canadiense" y advirtieron que tienen "guerreros a la espera", si no se atienden sus demandas antes de su reunión mañana con el primer ministro, Stephen Harper.

Durante una rueda de prensa celebrada hoy, el Gran Jefe de la Asamblea de Jefes de Manitoba, Derek Nepinak, que agrupa a todas las tribus indígenas de la provincia, dijo que los indígenas canadienses "no están pidiendo al Gobierno canadiense, estamos demandando que se ponga de acuerdo con nosotros".

Nepinak añadió que el movimiento popular indígena que en las últimas semanas ha protagonizado decenas de protestas y bloqueos de carreteras y vías férreas en todo el país, denominado "Se acabó el no hacer nada", está listo para paralizar económicamente el país.

Aseguró que "Se acabó el no hacer nada" está presente en todo el país y que "tiene la gente y los números que pueden postrar la economía canadiense de rodillas, que pueden parar el plan de desarrollo de recursos del primer ministro Harper".

"Tenemos los guerreros que están levantándose y que están dispuestos a llegar tan lejos", añadió en tono amenazante Nepinak.

También dijo que no acudirán a la reunión planeada para mañana con el primer ministro si a la misma no asiste el Gobernador General, David Johnston, quien ejerce como Jefe de Estado canadiense en representación de la reina Isabel II de Inglaterra.

El Gran Jefe de Manitoba se sumó así a las demandas de la Jefa Theresa Spence, la líder indígena que está en huelga de hambre desde el 11 de diciembre y cuya protesta generó la aparición del movimiento "Se acabó el no hacer nada", para reclamar una reunión conjunta con Harper y Johnston.

Los líderes indígenas exigen la presencia de Johnston porque muchos de los tratados que rigen sus relaciones con Ottawa fueron firmados con la monarquía británica durante la época de la colonización como acuerdos "de nación a nación".

Spence confirmó ayer que no acudiría a la reunión con Harper por considerar insuficiente el "encuentro de trabajo", tal y como el primer ministro ha calificado la cita, sin la presencia del representante oficial de la reina de Inglaterra.

Hoy la oficina de Johnston emitió un comunicado en el que cedió parcialmente a sus demandas y señaló que el Gobernador General se reunirá con los líderes indígenas tras su encuentro con Harper.

El Gobierno canadiense ha calificado el encuentro de "ceremonial", lo que tampoco ha ayudado a aplacar a Spence y Nepinak.

Quien sí acudirá a las reuniones con Harper y Johnston es el presidente de la Asamblea de Primeras Naciones, Shawn Atleo, que agrupa a todas las tribus indígenas de Canadá.

Atleo, considerado como un moderado por muchos líderes indígenas, dijo hoy que espera encontrar una solución a las demandas de sus pueblos que se centran en aliviar la pobreza y problemas sociales que sufren gran parte de las comunidades indígenas así como resolver las reclamaciones territoriales y de derechos.

Pero Atleo también dijo durante una rueda de prensa: "La pobreza está matando nuestra gente". "La historia de colonización y acciones unilaterales por parte de los gobiernos tiene que cesar ya".

Nepinak también se refirió a la colonización en sus palabras.

"No estamos aquí para firmar un nuevo acuerdo de financiación. Estamos aquí para reconocer 140 años de imposición colonial que ha causado devastadoras consecuencias a nuestras comunidades", dijo el Gran Jefe de Manitoba.

"Ya basta. Nuestros jóvenes están hartos, nuestras mujeres están hartas, nuestras abuelas estás hartas. No tenemos nada más que perder. Buscamos una transformación en la relación. Hablamos de una transformación de nación a nación que reconozca las ataduras a nuestras tierras ancestrales. Son demandas no peticiones", terminó señalando.