El Partido Liberal (FDP), socio de gobierno de la canciller alemana Angela Merkel, prosigue su caída en picado en los sondeos ante las elecciones generales del próximo septiembre y en medio de la crisis de liderazgo de la formación.

Según el último sondeo del instituto de demoscopia Forsa, difundido hoy, el FDP se encuentran en el 2 % de intención de voto, tres puntos por debajo del mínimo del 5 % para lograr escaños en el Parlamento.

La Unión de Merkel -integrada por la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU)- subió por contra un punto y se encuentra en el 42 %, su récord al alza desde 2006.

El Partido Socialdemócrata (SPD) baja por su parte dos puntos, y se sitúa en el 25 %, mientras que sus socios naturales, los Verdes, incrementan asimismo dos puntos y se sitúan en el 15 %.

Ello significa que una eventual alianza roji-verde quedaría por debajo de la necesaria mayoría, mientras que las filas de Merkel no podrían contar con su socio, convertido en extraparlamentario, para la próxima legislatura.

Las posibles constelaciones alternativas van de una gran coalición entre CDU/CSU y SPD, como la que lideró Merkel en su primera legislatura, o una inédita alianza entre las filas de la canciller y los Verdes.

La Izquierda, formación nacida de la disidencia del SPD y el poscomunismo del este de Alemania, se sitúa en el 9 % en ese sondeo, pero hasta ahora se la descarta como posible aliada por socialdemócratas y verdes.

A Los Piratas, partido de nuevo cuño apuntalado en la libertad en internet y al que un año atrás se consideró fuerza emergente, los colocan los sondeos fuera del Parlamento, con un 3 %.

La debilidad del FDP, por un lado, y la caída del SPD en dos puntos, por el otro, se atribuyen a las respectivas crisis de liderazgo.

Se da por hecho que el presidente de los liberales y ministro de Economía de Merkel, Philipp Rösler, dejará la jefatura del partido en caso de desastre en las próximas elecciones regionales de Baja Sajonia, el domingo 20, los primeros comicios del año.

En ese estado gobierna hasta ahora una coalición entre la CDU y el FDP, como la de Merkel a escala federal, y se considera que también ahí la debilidad liberal impedirá la reedición de esa alianza.

Sobre el candidato del SPD a las generales, el exministro de Finanzas, Peer Steinbrück, pesan las críticas por unas declaraciones afirmando que el sueldo del canciller en Alemania es bajo, en relación a los ingresos que se perciben en la banco o la empresa privada.

Este pronunciamiento acentúa la polémica persistente en torno al político, considerado el diputado que más "extras" percibe por sus intervenciones en foros económico, conferencias y tertulias televisivas.