El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, expresó hoy su total apoyo al mandatario venezolano, Hugo Chávez, que convalece en La Habana tras ser operado por cuarta vez del cáncer que padece, y anunció que no podrá asistir mañana jueves en Caracas a la inauguración de su nuevo mandato.

Además, aseguró que en el supuesto caso que Chávez no pudiera actuar como gobernante, eso sería un "golpe" para América Latina, pero que no detendrá el proceso revolucionario en la región.

"Todos somos necesarios pero nadie debe ser imprescindible, y el proceso revolucionario en nuestra América deberá continuar", sostuvo Correa en declaraciones recogidas por el portal informativo oficial de la Presidencia de su país.

Correa insistió en expresar su apoyo al pueblo venezolano y a Chávez, quien por su convalecencia médica no podrá tomar posesión mañana en la Asamblea Nacional en Caracas, según una carta enviada por el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro.

El mandatario ecuatoriano, que prefirió no comentar sobre la situación interna de Venezuela, recordó que el Gobierno de Caracas ha pospuesto la investidura de Chávez que, finalmente, juraría el cargo ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Correa no asistirá a la ceremonia de apoyo a Chávez que se efectuará mañana en Caracas, aunque estará representado por su canciller, Ricardo Patiño, que viajó hoy mismo a Venezuela.

Antes de partir a Caracas, Patiño precisó que su visita responde a una invitación efectuada por ese Gobierno y supone "una presencia de acompañamiento respetuoso a la democracia venezolana".

"Estaremos ahí para acompañar en este nuevo inicio de periodo de Gobierno que comenzará mañana", agregó Patiño que tiene previsto volver a Quito el próximo viernes.