El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello, pidió hoy a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) sanciones contra el canal Globovisión por "manipular" la información relacionada con la asunción presidencial de Hugo Chávez.

"Globovisión saca el artículo 231 solo como les conviene a ellos porque son unos irresponsables manipuladores, ojalá Conatel haga el procedimiento que corresponde para que aplique las sanciones por la manipulación de la verdad", pidió Cabello, también vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Cabello acusó a Globovisión de solo resaltar parte del artículo 231 de la Constitución que se refiere al 10 de enero como la fecha de la investidura presidencial y, según él, no de hablar del resto del contenido del artículo que se refiere a la posibilidad de que el gobernante asuma ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Señaló que el canal merece sanciones "por manipuladores, por tratar de crear zozobra en la población", declaraciones que ofreció horas después de que el TSJ se pronunciara a favor de avalar un retardo en la fecha de toma de posesión del presidente.

Ramírez, quien encabezó otro acto ante trabajadores de la industria petrolera en apoyo a Chávez, aseguró que Globovisión "ayer hablaba abiertamente de un desacato a las leyes".

"Nosotros estamos de acuerdo con el presidente de la Asamblea Nacional, Conatel tiene que actuar en función de sancionar esas instigaciones", indicó el ministro.

Las acusaciones por parte del Gobierno a Globovisión son constantes.

A mediados de noviembre pasado Conatel anunció que iniciaría indagaciones para determinar si Globovisión interrumpió la transmisión de una cadena obligatoria de radio y televisión del presidente, Hugo Chávez.

El canal privado, de línea editorial crítica con el Gobierno, aclaró que se había tratado de un error involuntario y aseguró que con el incidente no se "distorsionó el mensaje del presidente ni causó daño alguno al interés general".

En agosto, el Gobierno ordenó investigar un incidente que presuntamente involucró a un equipo del canal que supuestamente ingresó sin autorización a una unidad productiva socialista y cuando fue increpado por los campesinos, un camarógrafo abrió fuego e hirió en el cuello a uno de ellos.

Dos meses antes, Globovisión pagó "bajo protesta" una multa de 2,1 millones de dólares para evitar un embargo de bienes por 5,6 millones de dólares ordenado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tras ser acusado de apología del delito en la cobertura de una crisis registrada en junio de 2011 en una prisión cercana a Caracas.

Además contra el presidente del canal, Guillermo Zuloaga, quien reside en EE.UU. y es considerado por las autoridades venezolanas un prófugo de la justicia, pesa una orden de detención desde junio de 2010 por un caso de presunto acaparamiento de automóviles y usura en su venta.