La ONU criticó hoy la decisión del Tribunal de Casación de Baréin de confirmar las penas de cárcel a 13 dirigentes opositores y destacados activistas, entre ellos el militante pro derechos humanos Abdelhadi al Jawaya.

"Lamentamos que el tribunal confirmara las condenas contra los 13 activistas por su papel en manifestaciones en favor de la democracia", declaró en conferencia de prensa la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, Cécile Pouilly.

La portavoz lamentó que el sistema judicial bareiní desestimara las conclusiones de la Comisión Independiente de Investigación de Baréin sobre la legalidad de sus actos e ignorara los llamamientos de la comunidad internacional.

"Estas personas son activistas políticos y de derechos humanos, y nos causa preocupación que hayan podido ser condenados de manera equivocada por ejercer actividades legítimas", dijo la portavoz.

"También estamos preocupados por la extrema severidad de algunas de las condenas, incluidas cadenas perpetuas", agregó Pouilly.

El tribunal mantuvo la cadena perpetua contra el destacado activista chií Al Jawaya, y contra otros seis opositores más, sin que la sentencia pueda ser ya recurrida ante otra instancia.

Además, confirmó las condenas a entre 5 y 15 años de prisión emitidas para otros seis activistas.

Baréin, un pequeño reino de mayoría chií, es escenario desde el 14 de febrero de 2011 de protestas populares para pedir reformas políticas que han sido reprimidas por la monarquía suní gobernante.

Según datos de la oposición, unas 115 personas han muerto, 2.000 han sido detenidas y más de 2.000 han perdido sus puestos de trabajo por participar en las protestas.