El exbanquero Guillermo Lasso, candidato a la Presidencia de Ecuador para los comicios de febrero próximo, dijo hoy que si llega al poder no abandonará la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), pero será crítico de esa organización, a la que calificó como "imperio del tercer mundo".

En una entrevista con la cadena Ecuavisa, Lasso, que va segundo en las encuestas, insistió en que, a diferencia del actual Gobierno, firmará acuerdos comerciales con Europa y Estados Unidos y que apoyará el fortalecimiento de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El exbanquero es uno de los ocho candidatos inscritos para las elecciones del próximo 17 de febrero, en los que el actual mandatario Rafael Correa, que va por la reelección, es el favorito en los sondeos.

Aunque Lasso aparece segundo en las encuestas, con 11,2 %, se ubica muy por debajo de Correa, que acapara el 60,6 %, según la firma Perfiles de Opinión.

El eventual gobierno de Lasso será "crítico" en el seno de la ALBA "y no simplemente obediente de este imperio del tercer mundo al que nos quieren llevar y que pretenden que nos domine dentro del Ecuador", sostuvo el candidato.

La ALBA es un proyecto de integración regional formado por Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Dominica, y Antigua y Barbuda.

"¡Basta de seguir el modelo de Cuba, basta de seguir el modelo de Venezuela!. El Ecuador tiene que seguir el modelo de desarrollo para luchar contra la pobreza , generar empleo y un ambiente de seguridad para la familia ecuatoriana", enfatizó Lasso.

Asimismo, coincidió en ubicar a la ALBA como un organismo que defiende a regímenes donde supuestamente se violan los derechos humanos, como Siria, Libia e Irán.

"Estaremos ahí para oír y para hacernos oír y cuando me toque asistir a una cumbre de la ALBA diré precisamente (...) que nuestra obligación es defender los derechos humanos" en todo el mundo, reiteró Lasso.

Sostuvo que si arrebata el poder a Correa, impulsará la integración de su país en la llamada Alianza del Pacífico, con Colombia, Chile, México y Perú, y no dudó en asegurar que dará prioridad a la firma de acuerdos con EE.UU., la Unión Europea y Asia.

El Gobierno de Correa ha sido reticente a los acuerdos de libre comercio que proponen la Unión Europea y EEUU.

Lasso, por el contrario, remarcó que impulsaría esos convenios y que también abandonaría las críticas de Correa a la OEA para, más bien, fortalecerla.