El primer ministro británico, David Cameron, y su "número dos", Nick Clegg, se comprometieron hoy a continuar con el programa de reducción del déficit para dar estabilidad al país e insistieron en la "unidad" de la coalición.

En una rueda de prensa conjunta en Downing Street, residencia oficial del "premier" británico, ambos políticos presentaron un documento de 46 folios en el que se recogen los progresos logrados por la coalición -entre conservadores y liberaldemócratas- desde su llegada al poder en mayo de 2010 y detallaron también las prioridades para el resto de la legislatura.

"La coalición no es un acuerdo a corto plazo, sino un compromiso de cinco años con el que dar estabilidad al país a largo plazo", afirmó Cameron.

Las medidas que planea aplicar el Ejecutivo para reducir el nivel de endeudamiento público del país -muchas de ellas ya anunciadas previamente- son "necesarias y adecuadas", insistió hoy el líder "tory".

El dirigente conservador recordó que la coalición de "tories" y "liberaldemócratas", formada en 2010 después de que ningún partido británico lograse la mayoría para gobernar en solitario, se adentra ya en su tercer año de mandato pese a que muchos pensaron entonces que no duraría.

"Algunas personas creyeron que la coalición no sobreviviría más allá de las primeras Navidades, pero este Gobierno se encuentra ya en su tercero año, puesto que no fue y no es un arreglo a corto plazo", dijo.

Según enfatizó Cameron, este ejecutivo representa "un compromiso serio de cinco años para dar a nuestro país un liderazgo sólido, estable y decidido que necesitamos para el largo plazo".

El jefe del Ejecutivo también indicó que para que el país tenga "éxito", el Gobierno debe adoptar "decisiones duras" que permitirán al Reino Unido "competir y prosperar".

"Necesitamos solucionar la economía del país afrontando nuestras deudas. Necesitamos equilibrar las cuentas y reconstruir la economía y tenemos que respaldar las aspiraciones de las familias y de los empresarios que quieren salir adelante y hacer lo correcto", afirmó.

Además de reducir el déficit, los dos políticos también destacaron que entre sus prioridades para lo que resta de legislatura figuran programas de inversión en proyectos de infraestructura, así como ayudas a ancianos y familias.

El Reino Unido salió de la recesión en la que estaba sumido en el tercer trimestre de 2012 al haber crecido el Producto Interior Bruto (PIB) un 0,9 %, según las últimas cifras oficiales.

En este país se registraron contracciones del 0,3 % y del 0,4 % en los dos primeros trimestres de 2012, sumados a una caída de otro 0,4 % en el último trimestre de 2011.