Sobrevivientes y familiares de los desaparecidos en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA), el mayor centro clandestino de detención durante la última dictadura argentina, aseguraron hoy que la realización de un festejo de fin de año en el recinto "no agrede la memoria".

En una carta, integrantes de organizaciones de derechos humanos, entre ellos la sobreviviente Miriam Lewin y Juan Cabandié, titular del bloque de legisladores del Frente para la Victoria (movimiento creado por el fallecido expresidente Néstor Kirchner), aseguraron que tienen "la absoluta constancia de que nada de lo que pasa en la exESMA agrede la memoria".

El texto hace alusión a un festejo organizado por el ministro de Justicia argentino, Julio Alak, el pasado 27 de diciembre con motivo de la presentación del Plan Estratégico 2012-2015, que causó reacciones encontradas entre los organismos de derechos humanos, algunos de los cuales reclamaron la renuncia del funcionario y anunciaron que ampliarán el pedido de un juicio político.

Los firmantes de la misiva respaldaron igualmente las políticas del Gobierno de Cristina Fernández en materia de derechos humanos e indicaron que las acciones de Estado que consagraban el olvido, el silencio y la impunidad cambiaron desde 2003, año en el que llegó al poder el esposo y antecesor de la actual mandataria.

En la misiva, publicada en varios diarios locales, los firmantes también criticaron a los "medios hegemónicos que durante la dictadura apoyaron el terrorismo de Estado".

La semana pasada, al conocerse la noticia de la realización del asado, el presidente de la asociación Exdetenidos Desaparecidos, Carlos Gregorio Lordkipanidse, indicó que Alak cometió "un error de carácter fundamental" y "tiene que renunciar" por haber faltado al respeto de quienes perdieron la vida y fueron torturados en la ESMA.

También, la organización Herman@s de Desaparecidos por la Verdad y la Justicia expresó en un comunicado que "este despreciable asado constituye un ultraje a la memoria y una ignominiosa afrenta a los familiares, quienes siguen preguntándose sobre el destino de sus seres queridos".

Por su parte, la presidenta Fernández respaldó ayer al titular de la cartera de Justicia a través de su cuenta de la red social twitter.

La mandataria aseguró que "en la exESMA se han hecho y se seguirán haciendo asados, festivales, reuniones, Hebe cocinando, el Canal Encuentro, Paka Paka, etc".

Las declaraciones de la mandataria coincidieron con el respaldo que algunas organizaciones como Madres de Plaza de Mayo, encabezada por Hebe de Bonafini, y las Abuelas de Plaza de Mayo, que dirige Estela de Carlotto, dieron al ministro de Justicia.

Además, Fernández señaló que "es la vida que por fin alcanza un lugar donde reinaron la muerte, el dolor, la tragedia y también las miserias humanas" y opinó que la información fue una "típica 'noticia' cazabobos de la cadena del odio y el desánimo".