El Consejo de Seguridad de la ONU pidió hoy que los rebeldes de la República Centroafricana (RCA) pongan fin a su ofensiva sobre la capital, Bangui, y que todas las partes enfrentadas se impliquen en las negociaciones que empiezan el martes próximo.

Los miembros del Consejo de Seguridad señalaron, en un comunicado, su preocupación por los avances de la coalición Seleka sobre Bangui en los últimos días y pidieron el final de esa ofensiva.

"La actual situación en la República Centroafricana no puede resolverse militarmente", afirmó el órgano de Naciones Unidas en la nota.

Por ello, pidió que las partes busquen una solución negociada y sin condiciones previas en las negociaciones que comenzarán el próximo martes en Libreville (Gabón) bajo los auspicios de la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC)

Desde hace tres semanas el grupo rebelde Seleka mantiene una ofensiva militar contra el gobierno, y se ha hecho con el control de una decena de ciudades del norte y el nordeste de la RCA.

Dada la situación de creciente peligrosidad en el país, varias decenas de funcionarios de Naciones Unidas han tenido que ser evacuados a Camerún.

La coalición Seleka, compuesta por cuatro grupos rebeldes, que antes de ayer anunciaron que detendrían su ofensiva para entablar un diálogo con el Gobierno, se levantó en el norte del país el pasado mes de diciembre al considerar que el presidente, François Bozize, no había respetado unos acuerdos de paz firmados en 2007.