El excandidato presidencial opositor boliviano Manfred Reyes Villa, que reside en Estados Unidos, fue condenado a un año de prisión por incumplimiento de deberes en un juicio que le inició el Gobierno, informó hoy una fuente oficial.

La sentencia fue dictada el 31 de diciembre por ese delito cometido supuestamente cuando Reyes Villa era gobernador de la región central de Cochabamba en el período 2006-2008, declaró a los medios la ministra boliviana de Lucha contra la Corrupción, Nardi Suxo.

Suxo dijo que junto con la Fiscalía apelarán la condena dictada por un tribunal de Cochabamba porque, a su juicio, no refleja la prueba de los supuestos delitos de Reyes Villa en un contrato para la construcción de un puente municipal en esa región.

Reyes Villa abandonó Bolivia en diciembre de 2009 tras perder la elección presidencial ante Evo Morales, y denunció que era víctima de persecución política de parte del oficialismo, que ha negado tal acusación y, en cambio, lo ha enjuiciado por supuesta corrupción.

La Gobernación de Cochabamba, controlada ahora por el oficialismo, también informó a los periodistas que apelará esa sentencia al considerarla "benevolente" porque no sancionó el presunto daño económico causado a esa entidad con la obra.

Contra Reyes Villa hay más de un docena de procesos iniciados por autoridades del oficialismo por diversos delitos.

La fuerza opositora en el Parlamento Convergencia Nacional (CN), que dirigió Reyes Villa cuando se postuló a la Presidencia, rechazó hoy el fallo judicial contra el político al considerar que la Justicia está manipulada por el Gobierno.

"El sistema judicial ha sido corrompido y subordinado a los dictados del Gobierno", opinó el jefe de los diputados de CN, Luis Felipe Dorado, en alusión al escándalo que vive la Justicia en Bolivia por la denuncias de extorsiones a reos y presiones a jueces y fiscales que ejercían una docena de funcionarios que están presos.