El presidente panameño, Ricardo Martinelli, destacó hoy ante el Parlamento como los mayores logros de sus tres años y medio de Gobierno el crecimiento de la economía, que llegó a casi el 11 % en 2012, según las cifras oficiales, y la inversión de 480 millones de dólares en ayudas sociales.

Martinelli fue el orador principal en el reinicio de las sesiones ordinarias en la Asamblea Nacional (AN), de mayoría oficialista, tras el receso navideño, y ofreció un discurso de marcado tono conciliador en el que agradeció en varias ocasiones las críticas de la oposición política y de los medios de comunicación.

La "beligerancia de la oposición constructiva" es importante para el "balance de la democracia", reconoció Martinelli, quien admitió que no es "perfecto" y expresó que le gustaría que "otros", en alusión a sus retractores, también lo admitieran.

"Siempre estoy dispuesto a conversar. Durante estos tres años y medio hemos vivido momentos buenos y situaciones difíciles (...) no importa de que lado estemos", siempre que se busque el bienestar del país, agregó el gobernante.

Martinelli, un magnate de supermercados de 60 años que llegó al poder con una promesa de "cambio" total en el país, es acusado de autoritario por la oposición, mientras que medios de comunicación denuncian supuestos intentos oficiales por controlarlos, lo que el gobernante niega.

"Panamá está cambiando, los panameños estamos progresando", afirmó Martinelli, quien sin embargo resaltó que "quedan muchas promesas (de campaña) por cumplir" en los 18 meses que restan de Gobierno, y llamó a sus colaboradores a redoblar esfuerzos.

Entre los principales logros de su Administración, el mandatario citó el crecimiento del producto interno bruto (PIB) panameño en el 2012 "de casi un 11 %", "la mayor tasa de la región", y la bajada de la tasa de desempleo hasta el 4 %, "la menor en la historia del país".

La economía de Panamá se expandió en 2011 en un 10,6 % y el desempleo se ubicó entonces en un 4,5 %, según los datos oficiales.

Martinelli dijo que uno de sus mayores orgullos es la inversión social, que en los cinco años de su Gobierno llegará a los 1.000 millones de dólares en becas, asistencias, crédito educativo, salud, etc.

En lo que va de su Gobierno, se han desembolsado "480 millones de balboas en ayudas sociales", y haber logrado "despolitizar la ayuda social, me enorgullece", destacó el gobernante en su discurso ante el pleno del Legislativo, de 71 escaños, 42 de ellos oficialistas.

El presidente panameño también resaltó las inversiones millonarias en infraestructura, en proyectos que han generado o generarán "grandes cambios" en todos los sectores y favor de las mayorías.

Sistemas de agua potable y alcantarillado, la construcción en marcha de cinco hospitales en el interior del país, de al menos tres cárceles, además escuelas y estaciones de policía, fueron algunos de los proyectos mencionados por Martinelli.

Sostuvo que en febrero de 2014 será inaugurada la primera línea del Metro de la capital, uno de los mayores proyectos de infraestructura del país, con una inversión de 1.800 millones de dólares, junto con la ampliación del Canal de Panamá (5.250 millones de dólares).

"Es cierto que recibimos críticas de la oposición y de los medios de comunicación, pero nunca nos cuestionaron por mejorar la vida de los panameños, porque todos queremos lo mismo", afirmó el gobernante.

Habló, además, de las inversiones públicas en los sectores de seguridad, con las creaciones de nuevas estaciones policiales y navales especialmente en las zonas fronterizas.

"No hemos descansado ni un segundo" en materia de combate a la criminalidad, y en 2012 hubo "94 asesinatos menos que en 2011 y volvimos a las cifras de 2007, un gran logro para Panamá", dijo Martinelli, sin más precisiones.

En 2011 Panamá registró 704 homicidios, lo que ubicó la tasa anual de 19,3, según informó en enero de 2012 el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino.