El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, denunció hoy maniobras desde el exterior para desestabilizar a su país, al tiempo que reconoció la existencia de brotes de violencia internos convertidos ya en crimen organizado.

En su mensaje de fin de año difundido hoy por la Oficina de Información y Prensa, Obiang dijo que Guinea Ecuatorial "no debe sorprenderse por las acciones desestabilizadoras que son organizadas inteligentemente por nuestros enemigos desde unos gabinetes especiales en el extranjero".

Obiang, en el poder desde agosto de 1979, afirma en su discurso que tiene "pruebas evidentes de que Guinea ecuatorial ha sido seleccionado desde hace muchos años" para sufrir la desestabilización por parte de países que no mencionó.

Agregó que los recursos naturales de Guinea Ecuatorial constituyen "la manzana de la discordia que atrae a los emigrantes de todas partes y procedencias del planeta, y que puede ser la causa de los problemas de seguridad que siempre nos afectan".

El Jefe de Estado ecuatoguineano indicó que "la obstinación de nuestros enemigos para desestabilizar Guinea Ecuatorial incluye acciones o intervenciones armadas, como la intentona de la invasión mercenaria de 2004 y los ataques a la Residencia del Presidente de la República en 2010".