El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, defendió hoy en la investidura para su segundo mandato la necesidad de aprovechar los grandes eventos que esta ciudad brasileña organizará en los próximos años para acometer importantes transformaciones urbanas.

En la ceremonia de investidura, celebrada en la sede de la Cámara legislativa Municipal, Paes dijo que las autoridades locales tienen la "responsabilidad" de "sacar provecho" de la "oportunidad histórica" que tiene Río por delante.

Paes aludía así a la organización de los Juegos Olímpicos de 2016, el Mundial de fútbol de 2014, la Copa de las Confederaciones de 2013 y la Jornada de la Juventud de la Iglesia Católica, que tendrá lugar en esta ciudad el próximo julio con la presencia del papa Benedicto XVI.

El alcalde se comprometió a proseguir con la política de reducción de desigualdades y de "ampliar el fantástico legado de transformaciones" que ha impulsado en los últimos cuatro años.

Eduardo Paes, de 43 años, es militante del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), uno de los principales aliados del Gobierno de la presidenta, Dilma Rousseff, ganó sus primeras elecciones municipales en 2008 y fue reelegido para un segundo mandato de cuatro años el pasado octubre.

Además de Paes, hoy está prevista la investidura de los alcaldes de cerca de 5.500 municipios de todo Brasil, con excepción de la capital, que está regida por un gobernador, y de 59 localidades donde se deberán repetir las elecciones del pasado octubre por alguna irregularidad.