Durante 2012 se registraron 136 atentados y agresiones contra periodistas en Perú, informó hoy la Oficina de Derechos Humanos del Periodista (OFIP) de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP).

Según el reporte, se presentaron 50 casos de agresiones físicas y verbales, 39 amenazas y hostigamientos, 22 "presiones jurídicas", 8 "trabas al ejercicio periodístico" y 5 "presiones administrativas".

La OFIP registró, además, 4 casos de daño a la propiedad, 3 detenciones arbitrarias, 3 secuestros y 2 robos.

Los atentados contra los reporteros fueron perpetrados en 40 casos por civiles, 35 por funcionarios civiles, 33 por personas no identificadas, 22 por policías y 6 por propietarios de medios o gerentes.

Las regiones con mayor riesgo para ejercer el periodismo en Perú fueron Lima, con 28 ataques a la prensa, Cajamarca, con 16, y Huamanga, con 11.

Otras localidades de alto riesgo para la prensa resultaron Chepén, con 8 atentados; Huaraz, con 14; y Chiclayo, con 6.

También se registraron 5 atentados contra los comunicadores en San Martín, así como en Lambayeque, mientras que en Huánuco, Maynas, Piura y Tumbes se reportaron 4 agresiones, respectivamente.

Los periodistas de prensa escrita sufrieron 42 atentados, mientras que los de prensa radial y de televisión 40, en cada caso, los periodistas de internet sufrieron 4 ataques y 10 los de prensa estatal.

De ese total, los afectados fueron 87 hombres, 33 mujeres y 16 medios de comunicación en general.

Al detallar algunos casos, la ANP mencionó el caso del periodista Michel Chumbe, conductor de un programa en la filial Cajamarca de Radio Programas del Perú, y la reportera de Frecuencia Latina Vanessa Bedoya, quienes fueron agredidos cuando cubrían las movilizaciones de protesta contra el proyecto minero Conga.

Uno de los hechos de mayor gravedad, remarcó la ANP, tuvo como protagonista al periodista Éler Alcántara, de radio El Edén de Celendín, Cajamarca, quien fue secuestrado durante más de dos horas por campesinos que "lo humillaron y amenazaron con hacerle daño físico si no alineaba sus informaciones a favor de su lucha contra el proyecto minero".

En octubre pasado, en Lima los periodistas Luis García Barahona, de TV Perú; Peter Román, de América TV; Hugo Alejos, de la revista Caretas, y miembros de un equipo del Canal N fueron atacados por una banda de delincuentes cuando informaban sobre un operativo municipal en las inmediaciones del antiguo mercado mayorista, conocido como La Parada.

La asociación también denunció que entre los periodistas a los que "se ha querido silenciar mediante la amenaza judicial" está Mary Pérez Cora, directora del programa Arpegio Noticias, que transmite radio Arpegio, de la ciudad amazónica de Iquitos.

Además, en junio pasado, un juez de Lima condenó a dos años de prisión suspendida (sin ingresar a la cárcel) al director de Diario 16, Juan Carlos Tafur, y al periodista Roberto More.

En mayo, el periodista Victoriano Noa Inca fue secuestrado y golpeado por unas treinta personas en la localidad de Espinar, en el Cuzco, en medio de protestas contra las operaciones de la minera Xstrata Tintaya.