El dimisionario primer ministro italiano, Mario Monti, señaló hoy que "la nueva formación política" de partidos de centro que apoyan su programa político y económico para las elecciones de 2013, trata de constituirse como "un elemento de empuje para la transformación de Italia".

Monti, que no se presenta a candidato a las elecciones de 2013 por su condición de senador vitalicio es, sin embargo, apoyado por una lista de fuerzas y partidos de centro que, en caso resultar vencedores en los comicios, lo propondrían como Jefe del Ejecutivo.

"Un movimiento cívico, popular y responsable es nuestra propuesta para cambiar Italia y reformar Europa", escribe Monti en la red social twitter con un enlace a su sitio en el que desarrolla sus reflexiones.

El dimisionario primer ministro hizo alusión a la denominada "Agenda Monti", o su base programática en torno a la que se han aunado las formaciones que se decantan por un Ejecutivo dirigido por el excomisario europeo, "como inspiración de un programa de Gobierno".

La nueva formación política -aseguró- no trata de colocarse en el centro, "entre la derecha y la izquierda, que ya han sido superadas".

Para el primer ministro saliente, "esta nueva fuerza política será ciertamente moderada en los tonos, pero no en el programa perseguido, que se caracteriza por la agudeza de las reformas que realizara".

Y resaltó el "carácter laico y pluralista" de la nueva formación, junto con los valores de la libertad y la dignidad de la persona.

La nueva formación política -sostuvo- se une entorno a un "programa ambicioso para el crecimiento del país de personas de buena voluntad, creyentes y no-creyentes, cada uno comprometido con su cultura y su experiencia específica para hacer madurar un mayor nivel de ética pública compartida".

Allá donde surjan cuestiones de importancia moral -finalizó Monti- nos esforzaremos en buscar juntos la mejor solución acorde con los valores de la Constitución, en la promoción común de la dignidad de la persona, sin perjuicio de la libertad de conciencia.