Varios opositores fueron detenidos hoy en el centro de Moscú cuando intentaban manifestarse contra el gobierno del Kremlin.

A muy pocas horas de la Nochevieja, los preparativos para recibir el nuevo año no impidieron a unos pocos activistas del movimiento Estrategia 31 retar de nuevo a las autoridades de la capital rusa e intentar manifestarse en el centro de la capital rusa.

Su líder, el escritor y opositor ruso Eduard Limónov, fue detenido en Moscú al poco de llegar a la plaza Triumfánaya, tradicional lugar de la protesta, y llevado hasta un vehículo de la policía.

Decenas de autobuses y coches policiales se dispusieron en torno a la plaza moscovita desde primera hora de la tarde.

La llamada Estrategia 31 convoca todos los días 31 en el mismo lugar y a la misma hora un mitin en defensa del artículo 31 de la Constitución rusa, que refrenda la libertad de reunión.

En una manifestación mucho más amplia, decenas de opositores, líderes y activistas, además de dirigentes de organizaciones no gubernamentales, fueron detenidos y arrestados hace justo dos años en el centro de Moscú.

Los activistas de la iniciativa creada por Limónov llevan tres años sin hacer un mitin en la plaza Triumfálnaya, que todos los días 31 es ocupada por cientos de agentes de las fuerzas de seguridad rusas que detienen a los opositores.

Desde hace dos años, las autoridades municipales de Moscú mantienen vallada la plaza con el pretexto de unas excavaciones arqueológicas y la construcción de un aparcamiento subterráneo.