La Fiscalía del Estado israelí presentó hoy la acusación contra el exministro de Asuntos Exteriores y líder del partido ultranacionalista Avigdor Lieberman, al que acusa de "fraude" en un caso de abuso de poder, para el que cuenta con el testimonio de su propio viceministro, Dani Ayalón.

El acta de acusación fue entregado a primera hora en un juzgado de primera instancia de Jerusalén, después de que la fiscalía reforzara el caso con el testimonio del que fuera su viceministro, Dani Ayalón, informa la edición electrónica del diario Yediot Aharonot.

Lieberman dimitió hace dos semanas tras conocer que la fiscalía tenía intención de llevarlo a juicio por el nombramiento de Zeev Ben Arie como embajador en Lituania, supuestamente como recompensa por haberle filtrado información reservada.

La Fiscalía sostiene que Ben Arie, siendo el embajador, alertó a Lieberman de la existencia de un requerimiento de información policial israelí a las autoridades judiciales de Bielorrusia en una investigación inconclusa al ministro por blanqueo de dinero.

Según Yediot Aharonot, Lieberman convocó a su viceministro y presidente de la comisión de nombramientos en el servicio exterior, Dani Ayalón, para darle instrucciones precisas antes de la reunión en la que se aprobó el controvertido nombramiento.

El caso contra el jefe del partido ultraderechista Israel Beitenu llevaba año en los titulares de la prensa local, hasta que a mediados de este mes la Fiscalía israelí anunció que procedería a acusarlo formalmente.

Lieberman, que se presenta a las elecciones del 22 de enero como segundo del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, en la lista conjunta Likud Beitenu, dimitió inmediatamente para tratar de cerrar el caso mediante un acuerdo fuera de tribunales antes de los comicios.

Hace unos días, después de que haber apartado a Ayalón de la lista de candidatos de su partido, la Fiscalía anunció de forma inesperada que reanudaba las pesquisas y el jueves redactó un nuevo pliego de acusación con el viceministro como principal testigo de cargo.

Ayalón, que para muchos comentaristas buscaba vengarse de Lieberman, corroboró a los investigadores que había recibido instrucciones precisas para hacer aprobar el nombramiento del mencionado embajador.

La apertura del proceso judicial, que puede prolongarse durante meses, impedirá que el político ultraderechista pueda acceder al cargo de ministro en el próximo Gobierno de Netanyahu, al que todas las encuestas dan la victoria en las elecciones.