El Tribunal Supremo israelí autorizó hoy a la diputada árabe Hanín Zuabi concurrir a los comicios del próximo 22 de enero, al invalidar la decisión del Comité Electoral Central de descalificar su candidatura por su participación en la Flotilla de la Libertad de 2010.

En un veredicto unánime, los nueves magistrados de la corte invalidaron la descalificación, adoptada la pasada semana y que, de haber sido confirmada, hubiera causado la retirada de las elecciones de los partidos árabes en protesta.

Zuabi, del partido Balad, señaló en un comunicado que la sentencia de la corte suprema "prueba que el Comité Electoral abusó de su autoridad" en el marco de una "persecución política y personal" contra ella, su partido "y el público árabe en su conjunto", en referencia al quinto de la población de Israel que es palestina.

"Los motivos para descalificarme carecían de toda base legal. No obstante, esta sentencia hace poco para borrar las amenazas, deslegimitación y ataques, tanto físicos como verbales, que he sufrido en los últimos tres años, dentro y fuera del Parlamento", agregó.

El asalto israelí a la llamada Flotilla de la Libertad en aguas internacionales en mayo de 2010 acabó con la vida de nueve activistas turcos y puso a Zuabi en el disparadero político interno por su presencia en el "Mavi Marmara", el barco en el que los soldados que lo abordaban fueron recibidos a golpes.

En este sentido, Nidal Ozman, de la Coalición contra el Racismo, definió al tribunal como un "faro de cordura en medio de la atmósfera racista en Israel".

Entre los decepcionados está Likud-Beitenu, la lista conjunta del partido derechista Likud, del primer ministro Benjamín Netanyahu, y el ultranacionalista Israel Beitenu, que lidera el hasta hace pocos días ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, que ha dimitido para afrontar las acusaciones en su contra formalmente presentadas hoy por la Fiscalía.

"Dada la interpretación de la ley hecha por el tribunal, es obvio que la ley debe ser cambiada e indicar claramente que quien apoye el terrorismo debe ser automáticamente descalificado de convertirse en miembro de la Kneset (Parlamento israelí). Utilizaremos el próximo mandato parlamentario para reformar la actual ley", indicó en una nota la candidatura conjunta de Likud-Beitenu e Israel Beitenu que, según los sondeos, ganará las elecciones.

Los diputados que promovieron la descalificación reaccionaron con decepción y duras palabras, en el caso de los más extremistas.

Dany Danon, del Likud, declaró que "el sitio de Zuabi está en la cárcel" y calificó la sentencia de "inaceptable" por "apoyar a los terroristas del 'Marmara' en vez de a los comandos de la Marina".

Yuval Zellner, del Kadima (centro-derecha), acusó a la legisladora árabe de haber "actuado activa y sistemáticamente contra los soldados y los valores del Estado de Israel".

La sentencia de hoy se repite casi en cada elección: el Comité prohíbe la participación a partidos árabes o formaciones judías extremistas y el Supremo lo invalida poco después al considerarlo una decisión política.

De las decisiones del Comité, el Supremo ha mantenido tres: la descalificación del Partido Socialista Árabe en 1965, por su alianza con un ilegalizado movimiento de palestinos ciudadanos de Israel, Al Ard, y las de las formaciones relacionadas con el rabino radical Meir Kahane, Kaj y Kahane Jai, en 1988 y 1992, respectivamente, por incitación al racismo contra los árabes.