El Gobierno de Panamá informó hoy que "se ha puesto a disposición de las autoridades" que investigan el supuesto desfalco de 14 millones de dólares y uso de información privilegiada en el mercado internacional de valores a través de la casa de valores local Financial Pacific, actualmente suspendida.

El Ministerio panameño de Relaciones Exteriores dijo en un comunicado que el Ministerio Público "no ha encontrado pruebas del supuesto uso de información privilegiada para la posible manipulación de la cotización en bolsa de una compañía minera, así como tampoco de ningún vínculo entre dicho hecho y el Presidente Ricardo Martinelli".

La supuesta manipulación de información privilegiada habría ocurrido sobre las acciones de la minera Petaquilla Minerals, que cotiza en la bolsa de Ontario (Canadá) y exporta oro desde Panamá.

"El Gobierno Nacional se ha puesto a disposición de las autoridades para que continúen con las investigaciones pertinentes y se aclaren los hechos", acota la declaración oficial.

Reitera que el Estado panameño ha trabajado en los últimos años "de manera rigurosa para convertirse en un foco de inversión regional importante" y goza de una calificación de riesgo de BBB.

"El sistema financiero de Panamá se encuentra actualmente respaldado por una economía pujante que cerrará el presente año con un crecimiento de 11 %, lo cual ha permitido que el país mantenga una posición de liderazgo en la región en materia de crecimiento económico, del nivel de 8,4 % en los últimos 8 años", apunta.

La declaración añade que "el Estado de Panamá rechaza de manera contundente el titular del diario El Mundo de España 'El sistema financiero de Panamá, en peligro tras un escándalo presidencial' que es, a todas luces, infundado y va en detrimento de la reputación y estabilidad financiera y económica del país, que ha trabajado con rigor para ofrecer plenas garantías para los inversores nacionales y extranjeros", sin más comentarios.

Martinelli calificó el jueves pasado de "bochinches (chismes) de pasillo" las informaciones publicadas sobre su supuesta vinculación con el escándalo financiero.

El gobernante se refería a las recientes informaciones publicadas por el diario local La Prensa sobre la supuesta existencia de una cuenta secreta en Financial Pacific, investigada también por la Superintendencia de Valores, que según el rotativo pudiera ser propiedad de Martinelli y haber estado destinada a manipular las acciones de la empresa Petaquilla Minerals.

"Pese a conocer la existencia de documentos que descartan categóricamente mi vinculación con la sociedad mencionada, el diario La Prensa manipula la información con una nueva novela periodística, basada únicamente en bochinches de pasillo, tal cual se confirma hoy", agregó el gobernante panameño.

Financial Pacific es objeto de una investigación por posible blanqueo de capitales, estafa y falsedad de documentos, en un caso por el que en julio pasado varios de sus directivos denunciaron un desfalco calculado en un principio en 7 millones de dólares y que ya podría ascender a casi el doble de esa cantidad.

El principal objeto de dicha demanda es Mayte Pellegrini, exempleada de confianza de la financiera que fue detenida y que, según La Prensa, ha aludido en los interrogatorios a la supuesta existencia de una cuenta secreta llamada High Spirit, abierta para manipular las acciones de Petaquilla en el mercado de valores.

Pellegrini afirmó en las indagatorias que los directivos de Financial Pacific Iván Clare y West Valdés supuestamente dijeron públicamente que esa cuenta "es del señor Ricardo Martinelli", según informó el rotativo panameño, crítico con la gestión del presidente.

No obstante, el procurador general de la Nación, José Ayú Prado, afirmó este jueves que en la ampliación de la indagatoria a Pellegrini, ésta dijo que no podía dar prueba o indicio de sus aseveraciones sobre el uso de información privilegiada por parte de Martinelli.

Martinelli aseguró que los "ataques" en su contra "han sido y serán la respuesta de aquellos que se niegan a pagar impuestos", en alusión a un contencioso que la Dirección General de Ingresos mantiene contra Roberto Eisemann, presidente fundador de La Prensa.

La dirección de Impuestos reclama a Eisemann un millón y medio de dólares tras una auditoría hecha a una de sus empresas, Golf Coronado S.A.