Los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, pasarán las navidades en casa de los padres de ella, en lugar de en Sandringham con el resto de la familia real, confirmó hoy el palacio de Saint James.

De acuerdo con esta fuente, la pareja, que espera su primer bebé para 2013, celebrarán el día 25 en la vivienda familiar de Catalina en la localidad de Bucklebury, en el condado inglés de Berkshire.

La decisión se ha tomado con pleno consentimiento de la reina Isabel II, abuela del príncipe, y su esposo, el duque Felipe de Edimburgo, apuntó el portavoz.

Se espera no obstante que durante las fiestas los duques visiten también Sandringham, en el condado oriental de Norfolk, donde la familia real suele pasar estas fechas.

Según el palacio, la decisión de pasar la Navidad en casa de los Middleton se tomó antes de saberse que Catalina estaba embarazada, algo que trascendió este mes cuando tuvo que ser hospitalizada por fuertes náuseas.

Catalina fue dada de alta el 6 de diciembre del hospital londinense King Edward VII, tras lo que tuvo que pasar un periodo de descanso en Londres que la obligó a cancelar varios compromisos oficiales.