El príncipe Carlos, heredero al trono británico, aboga por una sanidad pública que trate a los pacientes de forma holística y con empatía, en un artículo publicado hoy en la revista de la Real sociedad de medicina.

En el texto, el primogénito de la reina Isabel II recomienda a los profesionales sanitarios que reconozcan "los elementos humanos centrales de mente, cuerpo y espíritu", además de centrarse en curar las enfermedades.

Estos profesionales deberían también desarrollar una capacidad de escuchar "con empatía", para discernir lo que quieren y no quieren los pacientes y ayudarles de esta manera a impulsar su propia recuperación, escribe.

Su visión de la sanidad es que debe tener en cuenta "el entorno físico y social, la educación, la agricultura y la arquitectura", añade el heredero al trono, que, como miembro de la familia real, cuenta con atención médica particular y personalizada.

El príncipe Carlos, conocido por sus marcadas opiniones sobre temas de su interés, como la arquitectura, la medicina alternativa o la campiña inglesa, señala en el artículo que no desea confrontar con la medicina tradicional, sino solo alentar a tomar una perspectiva más amplia.

Argumenta que los síntomas de una enfermedad "son a menudo una metáfora para enfermedades e infelicidad subyacentes", por lo que la profesión médica debería "entender, valorar y usar la perspectiva de los pacientes, en lugar de excluirla".

El príncipe, de 64 años, anima a los médicos a "subrayar el valor del cuidado y las relaciones continuadas" y a la sociedad para que adopte un enfoque "más holístico" hacia las enfermedades y potencie entornos físicos y sociales más beneficiosos para la salud.