El canciller uruguayo, Luis Almagro, salvó hoy una interpelación parlamentaria en el Senado con los únicos votos a favor del oficialismo, en la que se le pidieron explicaciones acerca de las políticas con respecto a Argentina, particularmente sobre la gestión de las aguas del Río de la Plata.

El Senado encontró "satisfactorias" las explicaciones de Almagro sobre los motivos que llevaron a destituir a principios de mes a Juan Gabito Zóboli, el único representante del opositor Partido Nacional en la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), y sobre el resto de la política uruguaya respecto a Argentina.

El debate se convirtió en un duro cruce de críticas entre Gobierno y oposición, que reclamó la "rectificación de la política exterior", "sumisa y débil" con respecto a Argentina y que "no da resultado", al tiempo que pidió una actitud que proteja "de mejor manera los intereses nacionales".

Almagro justificó la destitución de Gabito, que se produjo el pasado día 4, por haber difundido información "reservada" sobre la CARP en un informe que emitió a su partido y que posteriormente fue difundido a la prensa.

En ese informe, Gabito consideró que el Gobierno de su país "toleró en silencio" los cambios en la licitación por el dragado del canal Martín García, una prioridad en la agenda uruguaya, en función de los deseos de Argentina, lo que "bloqueó y dilató" el proceso.

"¿Dónde se ha visto que en una delegación en representación del país, unos integrantes asuman el peso de la negociación a favor de los intereses del país y otros se dediquen a ejercer control político sobre ellos?", se preguntó Almagro en referencia a la actitud de Gabito.

El Canciller indicó que pese a que Gabito fue propuesto por el Partido Nacional, su nombramiento fue realizado por el Gobierno y su labor no era la de ser "contralor" en nombre de la oposición sino "defender los intereses del país".

Así, insistió en que la información difundida fue declarada "reservada" y apuntó que la publicación de las mismas solo busca impactar en la negociación con Argentina, respondiendo a "intereses políticos o sectoriales particulares".

Además, el Canciller negó haber tenido una posición conciliadora con Argentina y haber tolerado dilaciones por parte del Gobierno de Cristina Fernández.

Por su parte, el senador nacionalista Luis Alberto Heber, que fue el encargado de interpelar al ministro, hizo pública una acta de la CARP en la que se deja constancia del pedido del vicecanciller uruguayo, Roberto Conde, a la delegación argentina en la que se les pide resolver el tema del dragado antes de las elecciones generales previstas para 2014.

"Nosotros tenemos que terminar todo este proceso antes de que comiencen los tiempos electorales, porque si no todo este proceso se contamina de fiebre electoral", dijo Conde.

El diplomático indicó a sus interlocutores que si no se avanza en estos temas, eso se vería en Uruguay "como un fracaso absoluto de toda" la política exterior del Gobierno de José Mujica.

El tema del dragado del canal Martín García generó el pasado julio una dura polémica entre Uruguay y Argentina con intercambio de comunicados.

La oposición uruguaya denunció en mayo que fue ofrecida una coima de 1 millón de dólares a funcionarios de la CARP para apoyar en el proceso de licitación a la empresa Riovía, que desde hace dos décadas draga el canal.

Un informe posterior de una auditoría del Tribunal de Cuentas de Uruguay sobre la actuación de la CARP concluyó que Argentina demoró el proceso de licitación para favorecer la extensión del contrato de concesión para obras de dragado con la firma holandesa.