El Gobierno de Argentina presentó hoy una queja ante el Reino Unido por la pretensión británica de llamar "Tierra de la Reina Isabel" a un área del Sector Antártico Argentino, informaron fuentes oficiales.

La Cancillería argentina citó hoy al embajador del Reino Unido en Buenos Aires, John Freeman, a quien le entregó una nota de protesta formal por este asunto.

En la nota, según informó la Cancillería argentina en un comunicado, el Gobierno de Cristina Fernández expresó su "más firme rechazo a la pretensión del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, anunciada recientemente, de dar una denominación toponímica a un área del Sector Antártico Argentino".

Además, el Gobierno argentino reiteró su "categórico rechazo a toda pretensión territorial británica en la Antártida y reafirmó sus derechos de soberanía en el Sector Antártico Argentino".

A su vez, en la nota, Argentina ratificó "su compromiso con los valores y principios del Sistema del Tratado Antártico" y reafirmó "la plena vigencia del artículo IV de dicho tratado", que "resguarda las posiciones de las partes respecto de las cuestiones atinentes a la soberanía en la Antártida".

El pasado miércoles, el ministro británico de Exteriores, William Hague, anunció que un área del territorio en la Antártida que el Reino Unido considera como propia, pero que también reivindica Argentina como parte de su territorio antártico, será bautizado con el nombre de "Tierra de la Reina Isabel" en homenaje a los 60 años en el trono de Isabel II.

El área de la Antártida en cuestión se encuentra en el oeste del continente y tiene una extensión de unos 437.000 kilómetros cuadrados, una tercera parte de todo el territorio británico en la Antártida y el doble del tamaño del Reino Unido.

Según la Cancillería argentina, "esta pretensión del Reino Unido demuestra, una vez más, las anacrónicas ambiciones imperialistas de ese país, lo que remonta a antiguas prácticas ya superadas, y no se condice con el espíritu de paz y cooperación que caracteriza al Sistema del Tratado Antártico".

El Reino Unido reclamó su territorio en la Antártida en 1908, aunque no fue sino hasta 1962 cuando pasó a formar parte de su red de territorios de ultramar.

Argentina y el Reino Unido mantienen una disputa por las islas Malvinas, en el Atlántico sur, bajo dominación británica y cuya soberanía reclama el país suramericano que en 1982 se enfrentó en una guerra con esa nación europea.