Autoridades políticas y líderes espirituales de varios países latinoamericanos han comenzado a llegar a Bolivia para participar el viernes en una celebración del solsticio de verano austral en la Isla del Sol del Lago Titicaca, sagrada para los aimaras.

Está previsto que el presidente de Bolivia, Evo Morales, almuerce hoy con 70 líderes de diferentes organizaciones presentes en Bolivia para el solsticio y procedentes de Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Guatemala, Nicaragua, Cuba, México, Uruguay, Brasil y Venezuela, anunció el ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca.

La primera autoridad cuya llegada se ha anunciado oficialmente es el vicepresidente de Nicaragua, Moisés Omar Halleslevens, quien aterrizó de madrugada en Bolivia acompañado de "parlamentarios y otras autoridades" de su país.

Según la Cancillería boliviana, también se espera para hoy la llegada del vicepresidentes de Argentina, Amado Boudou.

Una fuente gubernamental dijo el miércoles a Efe que de forma extraoficial se conoce que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, y el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, también celebrarán el solsticio en Bolivia.

Este miércoles, el secretario general de la Comunidad Andina, Adalid Contreras, de nacionalidad boliviana, confirmó que asistirá a las ceremonias por el solsticio en el Titicaca.

Choquehuanca afirmó hoy que al país están llegando "líderes espirituales y organizaciones de todas partes para trasladarse a la Isla del Sol", donde tendrá lugar el encuentro "Cerrando el ciclo del no-tiempo y recibiendo el nuevo ciclo: tiempo de equilibrio y armonía para la Madre Tierra (Pachakuti)".

Los invitados participarán en las ceremonias previstas para este viernes 21 en la Isla del Sol, en el lago Titicaca, situado a unos 3.800 metros sobre el nivel del mar y compartido por Bolivia y Perú.

En la localidad costera de Copacabana (a 155 kilómetros de La Paz), de donde partirán las lanchas hacia la Isla del Sol, "ya han empezado las actividades y se han instalado ferias porque también estamos mostrando nuestra cultura, lo que somos, lo que sabemos hacer", dijo el canciller, que es aimara como Evo Morales.

Una de las actividades será el arribo a la isla del Sol de una balsa de totora (una especie de junco) que navega desde el pasado domingo por el lago Titicaca llevando un "fuego sagrado".

Choquehuanca ha dicho en varias ocasiones que el 21 de diciembre "tiene que ser el comienzo de la construcción de la armonía, de la unidad, de la esperanza, de la confianza" en un nuevo tiempo que los indígenas llaman "Pachakuti".

La celebración, para el canciller, será una oportunidad para debatir sobre la crisis del modelo económico occidental y sobre la "reconstrucción de la esperanza" y los "sueños" de los pueblos

Bolivia ha invitado a mandatarios, investigadores, premios Nobel de la Paz y a toda la población a acudir a ese encuentro internacional, que se organiza en torno a 13 ejes temáticos y en el que habrá diversas ceremonias y debates sobre la sabiduría, cultura, política y religiosidad de los indígenas y su importancia en la nueva era para la humanidad.

La celebración de la cultura andina será paralela a la de los mayas, para quienes el 21 de diciembre representa un hito en su calendario al marcar el fin de un ciclo y el comienzo de otro.