La Asamblea Nacional de Panamá inicia mañana el debate sobre la ratificación del exprocurador general José Ayú Prado como nuevo magistrado de la Corte Suprema de Justicia y de Anal Belfon como procuradora general, que han sido muy criticadas.

El vocero del Parlamento, César Iván Castillo, informó de que el pleno de la Asamblea se reunió hoy para instalar las sesiones extraordinarias convocadas por el Gobierno para un periodo de ocho días, pero no será hasta mañana jueves que se inicien los debates sobre estas designaciones en el seno de la comisión de credenciales.

La designación del exprocurador general Ayú Prado como nuevo magistrado del Supremo y la de Belfon como su sucesora en el cargo han sido criticadas por la oposición y por miembros de la sociedad civil, por considerar que poco contribuirán a la independencia de la Justicia, por ser "allegados" al presidente Ricardo Martinelli.

En el caso de Belfon, además, las críticas son más intensas, por haber sido una destacada fiscal durante el régimen militar del exgeneral Manuel Antonio Noriega (1983-1989).

La exprocuradora general Ana Matilde Gómez consideró que con ambos nombramientos, cuya ratificación es segura dada la mayoría parlamentaria de que goza el partido en el Gobierno, no hay garantías de independencia en la administración de justicia, debido a su cercana relación con el presidente Martinelli.

"La señora Belfon viene de la Presidencia de la República (donde es asesora jurídica), y Ayú Prado de una Procuraduría en la que se vio una situación accidentada para su ascenso a ese cargo", señaló Gómez al diario local La Prensa.

Gómez, quien fuera destituida tras ser acusada de abuso de autoridad en 2010, dijo que "definitivamente" en ninguno de los dos casos hay garantía de independencia.

Por su parte, la exmagistrada Esmeralda de Troitiño indicó a los periodistas que tanto Prado como Belfon han estado estrechamente vinculadas al Ejecutivo, por lo que ambos nombramientos crean una situación de rechazo en la ciudadanía.

El presidente de la Asociación de Ejecutivos de Empresas (Apede), Roberto Troncoso, expresó que de los dos nombramientos, el que más preocupa es el de Belfon, porque es una figura "conocida por su complacencia con los militares y sus persecuciones".

El abogado opositor Miguel Antonio Bernal señaló que Belfon, durante su actuación como fiscal (1986-1990), violó el debido proceso y los derechos humanos de "miles de panameños" que luchaban contra la dictadura, por lo que su designación es un "insulto".

El fundador de la Cruzada Civilista, Aurelio Barría, dijo que el nombramiento de Belfon es un "recuerdo infame" para los panameños, al tiempo que denunció al frente del Ministerio Público se corre el riesgo de que libere al exgeneral Noriega, quien en diciembre de 2011 fue extraditado a Panamá y cumple condenas que suman 60 años por casos que van desde el asesinato hasta daño medioambiental.

El líder sindical y coordinador del opositor Frente por la Democracia, Mariano Mena, interpretó el nombramiento de Ayú Prado como magistrado de la Sala Segunda de lo Penal de la Corte Suprema como una maniobra de Martinelli para "cuidarse las espaldas".

En declaraciones a la cadena de radio RPC, Mena recordó que el tribunal al que ha sido designado Ayú Prado tramitará el "montón de denuncias" por casos de corrupción que prevé se presentarán contra los funcionarios del gobierno cuando termine esta administración.

Ayú Prado sustituirá al magistrado saliente Aníbal Salas en la Sala Segunda de lo Penal de la Corte Suprema por un periodo de 10 años, mientras que Belfon, como Procuradora, concluirá el periodo de Ayú Prado, que concluye en 2014.

Las sesiones extraordinarias en el Órgano Legislativo se extenderán hasta el 26 de diciembre.