La Presidencia de la República italiana, Giorgio Napolitano, pidió hoy a los partidos políticos "que se evite prolongar la condición de incertidumbre que vive el país", ante el retraso en la aprobación de la Ley de Presupuestos, que conllevará la anunciada dimisión del primer ministro, Mario Monti.

En el comunicado de la Presidencia de la República se subraya cómo la Ley de Presupuestos estaba prevista que llegase ayer al Senado para un primer voto, pero no fue así y aún está en revisión en las comisiones de la Cámara Alta.

Por tanto, también se retrasa la dimisión de Monti y de hecho la disolución del Parlamento, tras la que comenzará la campaña electoral de cara a las elecciones generales, que aún no tienen fecha.

La Presidencia de la República italiana recuerda que es prerrogativa de Napolitano disolver las Cámaras y que éste ha siempre manifestó su deseo de que las elecciones generales se celebrasen en abril, cuando estaba previsto el final de la legislatura, pero las últimas circunstancias políticas no lo han permitido.

También se recordó que las elecciones se tienen que convocar entre 45 y 70 días después de la disolución de las Cámaras e instó a que "no se prolongue demasiado la campaña electoral para que pueda lo antes posible funcionar plenamente el Parlamento y el Gobierno ante la fase crítica y llena de incógnitas que atraviesa Italia".

Monti anunció que dimitirá tras la aprobación de la Ley de Presupuestos al afirmar que su decisión está vinculada a la retirada del apoyo por parte del partido de Silvio Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL).

Ante el retraso en la aprobación de los Presupuestos, que tras el Senado pasarán a la Cámara de los Diputados, Monti también anuló la tradicional rueda de prensa de final de año que celebra el presidente del Gobierno y que estaba prevista para el 21 de diciembre.

Según los medios de comunicación, detrás del retraso de la llegada de la Ley de Presupuestos al Senado está el PDL de Berlusconi, quien ayer en una entrevista televisiva pidió "aplazar al menos una o dos semanas las elecciones" al considerar que se estaba metiendo "demasiada prisa". EFE