El Gobierno uruguayo aclaró hoy que mantiene la idea de legalizar la compraventa de marihuana y hacer del Estado su único gestor, pero solicitó apoyo popular a la iniciativa, después de que el presidente José Mujica frenara el proyecto oficialista de despenalización en el Parlamento.

La propuesta "no fue retirada y sigue arriba de la mesa, frenar no quiere decir retirar"; lo que pidió el presidente fue que "no se vote ahora" en el Legislativo, explicó este miércoles el secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada, a la radio Carve.

Mujica, que el pasado junio lanzó la idea de legalizar la marihuana como forma de combatir el narcotráfico, reconoció en la víspera haber pedido a los legisladores de su partido que "frenen" el trámite parlamentario del proyecto de ley gubernamental, porque la sociedad aún "no está madura".

Poco antes se conoció una encuesta según la cual el 64 % de los uruguayos está en contra del proyecto, incluyendo el 53 % de los votantes de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio (FA).

El jefe de Estado uruguayo "transmitió la necesidad" de "explicar bien" la iniciativa con el objetivo de "convencer a la gente", agregó.

Mujica transmitió a los legisladores oficialistas su deseo de que "no se haga uso" de una "mayoría circunstancial" sino que se dé "un debate amplio a todos los niveles".

El FA tiene mayoría tanto en al Cámara de Diputados, donde actualmente se analiza el proyecto de ley, como en el Senado, a donde será enviado posteriormente, pero la legalización de la marihuana genera polémica y divide a todos los partidos con representación parlamentaria.

El mandatario quiere que el tema "se siga discutiendo en forma amplia, se explique y se intente convencer incluso a los legisladores de la oposición para tener un respaldo amplio", agregó Calzada.

El funcionario calificó de "muy complejo" el tema y reconoció que hay "visiones y opiniones diversas, incluso en la interna del FA".

Reafirmó que el objetivo del Gobierno es "enfrentar el narcotráfico" y "atacar una realidad actual" del Uruguay, donde se incrementa día tras día el consumo de drogas.

El proyecto de ley a estudio del Parlamento autoriza al Estado a asumir "el control y la regulación de actividades de importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución de cannabis o sus derivados".

De acuerdo a cifras de la Junta Nacional de Drogas, el 20 % de los uruguayos de edades entre los 15 y los 65 años consumió marihuana alguna vez en su vida y el 8,3 % consumió en el último año.