El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó hoy que Siria comenzó el año "en conflicto" y lo termina "en guerra", abogó por el diálogo como "único camino" para resolver la crisis y llamó a la comunidad internacional a responder con "urgencia" a la nueva petición de ayuda humanitaria.

"Siria empezó el año en conflicto y termina el año en guerra. Día a día sube el número de muertos y mes a mes aumenta el impacto en la región, y me preocupa profundamente la creciente militarización y el cada vez mayor potencial de que se cometan atrocidades sectarias", afirmó Ban en su última conferencia de prensa del año.

El secretario general, quien consideró "crítico" que la oposición siria se una, reiteró que el país necesita una solución "política y pacífica" y adelantó que está considerando la posibilidad de convocar una conferencia internacional de donantes "a comienzos del próximo año".