La Comisión Europea (CE) anunció hoy la apertura de una investigación en profundidad sobre el reparto de dividendos del banco portugués Caixa Geral Finance Limited, filial de Caixa Geral de Depósitos (CGD), al considerar que podría haber un incumplimiento de la normativa comunitaria sobre ayudas estatales.

En junio de 2012, CGD recibió ayudas del Estado portugués por valor de 1.650 millones de euros para su recapitalización, una medida que recibió el visto bueno del Ejecutivo comunitario bajo determinadas condiciones, según recordó la CE en un comunicado.

En particular, la Comisión prohibió al banco que distribuyera dividendos y cupones en concepto de títulos de capital híbrido.

La CE investigará ahora si la distribución de dividendos realizada por el banco supuso "un desvío de la ayuda de rescate que CGD recibió, y si a su vez constituye una ayuda estatal a favor de los beneficiarios".

El reglamento comunitario sobre ayudas estatales establece que éstas "han de ser utilizadas para reestructurar el banco, y no deben servir para remunerar los fondos propios si las actividades del beneficiario no generan los beneficios suficientes".

En el contexto de una reestructuración bancaria, las medidas destinadas a disminuir la cantidad total de fondos propios, como es el caso de los pagos mediante instrumentos híbridos, "no son a priori compatibles con los principios establecidos para que los inversores y propietarios del banco compartan la carga de la reestructruración", señaló la CE.

Recordó que la apertura de un proceso formal de investigación "no prejuzga el resultado" de la misma, e invitó a las partes interesadas a presentar sus observaciones sobre el caso.

CGD es un grupo bancario perteneciente en su totalidad al Estado portugués, y opera como banco comercial en otros países como España, Brasil y del continente africano.