La Asociación de la Prensa Extranjera (VAP) en Berlín protestó hoy ante el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, por la decisión de restringir el formato del tradicional encuentro anual de la canciller, Angela Merkel, con medios no alemanes acreditados en el país.

La presidencia de la VAP emitió un comunicado en el que invitaba a Seibert a "reconsiderar" la decisión de limitar el encuentro a una declaración, seguida de cuatro preguntas, como únicos contenidos a difundir.

El resto de la conversación sería "off the record", lo que hasta ahora no había ocurrido en estos habituales encuentros específicos para los medios extranjeros acreditados en Berlín.

El cambio de formato fue comunicado esta misma mañana, lo que provocó "malestar y confusión", según el comunicado, entre quienes habían previsto dedicar a la cita amplio espacio.

"Para los colegas de la prensa extranjera es muy importante poder contar al menos una vez al año con frases citables de una conversación con la canciller", reza el texto.

La presidencia de la VAP, que decidió retirarse de la moderación del encuentro, pide finalmente al portavoz que se retome el formato anterior, generalmente repartido entre una media hora para hablar de temas alemanes y otros treinta minutos para cuestiones internacionales.

La VAP, fundada en 1906 en Berlín, está integrada por 400 corresponsales de medios de unos 60 países de todo el mundo.