El Bundestag, la cámara baja alemana, presentará también ante el Tribunal Constitucional germano una demanda para la ilegalización y prohibición del neonazi Partido Nacionaldemócrata Alemán (NPD), iniciativa que ya ha tomado el Bundesrat, la cámara alta alemana o de los Länder.

El líder del gubernamental grupo parlamentario cristianodemócrata (CDU), Volker Kauder, declaró hoy a la emisora pública SWR que el Bundestag se plantea ya esa iniciativa, aunque habrá que "reflexionar seriamente si un proceso así puede llegar a tener éxito".

Kauder considera necesario acabar con las actividades públicas del NPD, reconoce que "existe el temor" a un nuevo fracaso procesal, pero subraya que "hay una mayoría clara en el Bundestag dispuesta a seguir esa vía pese a todas las reservas".

La cámara alta del Parlamento alemán (Bundesrat), órgano de los "Länder", aprobó ayer la solicitud formal ante el Tribunal Constitucional de la prohibición del NPD, principal aglutinante de los neonazis del país.

Los "Länder" se adelantaron así a la toma de una decisión por parte de la cámara baja (Bundestag) y el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel, los tres órganos constitucionales facultados para elevar dicha demanda al TC.

El Bundesrat se propone abrir un nuevo proceso de ilegalización a dicha formación, frente a las advertencias lanzadas tanto desde el Bundestag como desde el Gobierno de Merkel frente a los riesgos de hacerlo, visto el fracaso de la anterior iniciativa, impulsada en 2003 y refrendada por los tres órganos.

El alcalde-gobernador de la ciudad-estado de Berlín, Klaus Wowereit, apeló al Bundestag y el Gobierno federal para que presenten sus propias demandas ante el Constitucional contra el NPD, formación que, dijo, "no es una asociación de majaras inofensivos".

"Una democracia orgullosa y dispuesta a defenderse no puede permitir sus actividades", afirmó Wowereit en su intervención ante la cámara alta alemana.

El propio presidente del Bundestag, Norbert Lammert, desaconsejó presentar una nueva solicitud de ilegalización al Constitucional, único estamento facultado en Alemania para prohibir un partido de ámbito nacional.

Asimismo mostró en días pasados sus recelos el ministro del Interior, Hans-Peter Friedrich, en contra del pronunciamiento a favor emitido por sus homólogos de los "Länder", a lo que siguió la petición formal de hoy desde el Bundesrat.

La canciller Merkel, igualmente reticente, se comprometió sin embargo hace unos días, tras una reunión con los líderes de los "Länder", a analizar la petición, tanto a escala de su Ejecutivo como con los grupos parlamentarios del Bundestag.

Una iniciativa en solitario de los "Länder", aunque posible, no es el camino más deseable, indicó entonces la canciller, puesto que la lucha contra el NPD es una "tarea nacional" que atañe a todos los estamentos.

La decisión por parte del Ejecutivo se producirá en el primer trimestre de 2013, según la canciller.

El NPD tiene ahora unos 6.300 militantes, tras haber perdido un tercio de su militancia en los últimos diez años, y cuenta con escaños en dos cámaras regionales, Sajonia y Mecklenburgo-Antepomerania, ambas en el este del país.

La iniciativa contra este partido ultraderechista en 2003 fracasó tras comprobarse en el proceso que una parte importante de los puestos directivos del NPD eran informantes de los servicios secretos y que la petición se sustentaba básicamente en los testimonios de esos infiltrados.

El TC acabó desestimando la petición, tras un largo proceso de debates, lo que se considera que envalentonó a la ultraderecha.

En toda la historia de la República Federal de Alemania (RFA), solo prosperaron dos procesos de ilegalización de partidos políticos -contra el Partido Comunista de Alemania (KPD) y un sucesor del partido nazi (SRP)-, ambos en los años cincuenta.

No obstante, muchos expertos consideran que actualmente los procesos de los años cincuenta hubieran fracasado por razones formales que en esa época no fueron tomadas en cuenta.