La Unión Europea (UE) acordó hoy preparar a lo largo de 2013 propuestas para reforzar su política común de defensa y reactivar la industria militar en el continente, con la vista puesta en diciembre de 2013, cuando se aprobarán nuevas prioridades y calendarios de ejecución.

"En el cambiante mundo actual, la UE está llamada a asumir mayores responsabilidades en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional", declararon los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete en el documento de conclusiones de la cumbre celebrada en Bruselas.

En el texto, los líderes se comprometen a impulsar la Política Común de Seguridad y Defensa europea y trazan tres grandes objetivos finales.

El primero, aumentar su "efectividad, visibilidad e impacto" mejorando la capacidad para desplegar misiones rápidamente y reforzando el trabajo en la prevención de conflictos.

El segundo, desarrollar mejores capacidades militares, especialmente a través de proyectos de cooperación entre los países, que deben permitir afrontar iniciativas ambiciosas y a la vez ahorrar dinero a unos estados que conviven en su mayoría con dificultades presupuestarias.

El tercer pilar de la estrategia identificada por los Veintisiete pasa por reforzar la industria de Defensa europea con un mejor mercado interior y una base tecnológica más innovadora.

Los responsables de presentar propuestas en estos ámbitos serán la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, y la Comisión Europea, según el encargo hecho hoy por los jefes de Estado y de Gobierno.

Como muy tarde, esas propuestas deberán estar sobre la mesa el próximo mes de septiembre, con el fin de que dentro de un año el Consejo Europeo pueda tomar decisiones.

En la cumbre de diciembre de 2013 la UE, de acuerdo con esas recomendaciones, los líderes indicarán la dirección "estableciendo prioridades y calendarios para asegurar la efectividad de los esfuerzos de la UE para cumplir con las responsabilidades de seguridad que tiene Europa".

Hoy por hoy, la UE tiene en marcha tres operaciones militares en el exterior (una en Bosnia, otra para luchar contra la piratería en el Índico y otra para entrenar a soldados somalís en Uganda) y prepara una cuarta en Mali, también para formar a fuerzas locales.

Además, tiene en marcha 15 proyectos de cooperación militar entre varios de sus miembros, que incluyen ámbitos como el repostado en vuelo, las municiones inteligentes o los satélites de comunicaciones, un área que también se quiere impulsar.