La Duma o Cámara baja del Parlamento de Rusia aprobó hoy en primera lectura el proyecto de ley que prohíbe la entrada en su territorio a estadounidenses implicados en violaciones a los derechos humanos, una medida que pretende responder al "Acta Magnistsky" adoptado por Washington.

La ley prohíbe la entrada en el país de norteamericanos implicados en delitos contra ciudadanos rusos en el extranjero, acusados por Rusia de secuestrar o privar de libertad, o emitir sentencia injustas contra ciudadanos rusos, según la agencia Interfax.

Rusia se reserva el derecho de arrestar los activos de los estadounidenses incluidos en esa lista y prohibirles realizar operaciones con propiedades e inversiones en territorio ruso.

El proyecto de ley prevé que la lista sea elaborada por el Ministerio de Asuntos Exteriores, pero otorga a diputados, senadores, partidos políticos y otras autoridades la capacidad de proponer nombres para su incorporación a la relación de estadounidenses que no podrán entrar en el país.

Se espera que la ley sea aprobada en segunda y tercera lectura la próxima semana, para que luego de pasar por el Senado y ser firmada por el presidente, Vladímir Putin, entre en vigor a partir del 1 de enero de 2013.

El "Acta Magnistky" está incluido en la ley aprobada por ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos que normaliza la relaciones comerciales con Rusia al eliminar la enmienda Jackson-Vanik, de 1974, que vinculaba el comercio con la Unión Soviética a la libertad de los judíos y de otras minorías a emigrar.

La ley que normaliza el comercio con Rusia contiene una cláusula que ordena al Gobierno de Barack Obama a publicar los nombres de las personas supuestamente involucradas en la muerte en 2009, en prisión de Rusia, de Serguéi Magnitsky, un abogado que había hecho graves denuncias de corrupción contra las autoridades rusas.

También requiere a las autoridades estadounidenses que denieguen visados y congelen los activos de cualquier individuo de esa lista u otras personas involucradas en el futuro en abusos contra los derechos humanos.