El Festival de la canción de Sanremo, uno de de los referentes de la tradición cultural italiana, y que está previsto que se celebre del 12 al 16 de febrero, puede cambiar de fecha ya que tendría lugar en plena campaña electoral.

Así lo señalan hoy los medios de comunicación, que explican como la televisión pública RAI está pensando en un posible cambio de fechas si se confirman las elecciones generales para los próximos 17 y 18 de febrero.

Y es que el certamen canoro, además de representar la tradición de la música italiana y dar oportunidad a los jóvenes, da espacio a cómicos y se realizan comentarios que podrían violar la rígida ley que regula la campaña electoral y que se conoce como "par condition".

La ley regula el acceso a los medios de información en igualdad de condiciones y garantiza la paridad y la imparcialidad de los medios de comunicación durante este periodo.

Por ello, según la prensa, los dirigentes de la RAI temen las intervenciones de algunos de los invitados como la afilada sátira política de Luciana Littizzetto, que tiene a Silvio Berlusconi y el centro derecha como una de las víctimas de su comicidad.

Pero también parece preocupar lo que pueda decir en su esperado monólogo el actor y director Roberto Benigni.

"Estoy viajando a Roma para ver si es verdad que tienen intención de cambiar las fechas del Festival di Sanremo. Parece posible. Nos vamos a reír", escribía en su cuenta Twitter, el conductor televisivo de la próxima edición de concurso canoro, Fabio Fazio, confirmando que se baraja esta posibilidad.

"La idea de cambiar las fechas de Sanremo para no molestar la campaña electoral es grotesco", escribe hoy en el diario "La Republica" el crítico televisivo Aldo Grasso.

Grasso afirma como es ridículo pensar que un país como Estados Unidos se suspendan los programas televisivos durante la campaña electoral para elegir al presidente.

El famoso crítico televisivo explica como el Festival de Sanremo es una "fiesta alocada que cada año da cuenta del estado de salud del país, sin alguna ambición".

Por el momento no hay decidido nada, ya que aún no se sabe cuando se celebrarán las elecciones, y la única solución, afirmó con ironía Fazio, será que "en vez de cambiar Sanremo se aplacen los comicios" al próximo marzo.