El rey Abdalá bin Abdelaziz de Arabia Saudí salió hoy del hospital de Riad en el que estaba ingresado desde que fue sometido a una operación quirúrgica para corregir un problema de espalda, el pasado 18 de noviembre.

Un comunicado del Gabinete Real, difundido por la agencia de noticias saudí, Spa, explicó que el monarca, de 88 años, fue dado de alta tras recuperar su "salud y energía".

Abdalá expresó "su sincero agradecimiento y valoración a todos los jefes de Estado de los países árabes, islámicos y amigos que se interesaron y le desearon la recuperación", se indica en la nota.

Esta operación, que tenía como objetivo tensar un ligamento de la espalda, fue realizada en el hospital Rey Abdelaziz de la Guardia Nacional de Riad.

Desde la intervención quirúrgica circulaban rumores sobre el deterioro de estado de salud del rey debido a que no se publicó en ese tiempo ninguna imagen suya.

Para acallar estos rumores, a finales de noviembre la televisión oficial saudí mostró las primeras imágenes del monarca desde su operación, dos días después de que el príncipe heredero, Salman bin Abdelaziz, afirmara que la salud del soberano era buena.

En octubre de 2011, el rey saudí ya fue sometido a una intervención quirúrgica de la columna vertebral en ese mismo centro médico de Riad.

También fue operado en Nueva York el 24 de noviembre de 2010 de una hernia discal y de un coágulo causado por la misma, y diez días más tarde volvió a ser intervenido en EEUU como parte del tratamiento para fijar los discos de la columna vertebral.

Tras cumplir el periodo de recuperación, el monarca regresó a Arabia Saudí en febrero de 2011.

Abdalá es rey de Arabia Saudí desde el fallecimiento de su hermanastro, el rey Fahd, el 1 de agosto de 2005.