El Gobierno uruguayo lanzará "una agenda de dinamización" para "impulsar" el tango en el exterior del país, según reveló hoy el ministro de Asuntos Exteriores de Uruguay, Luis Almagro, al presentar una comisión interministerial que potenciará este arte rioplatense compartido con Argentina.

"El objetivo es que la conexión entre los conceptos tango y Uruguay a nivel internacional sea inmediata", anunció Almagro a la prensa.

La comisión integrará a los ministerios de Educación y Cultura, Deporte y Turismo, y Relaciones Exteriores, para dar un nuevo empuje a una tradición que, durante mucho tiempo, "quedó en un cajón de cosas viejas".

"El tango es un elemento intergeneracional que tenemos que preservar", destacó el ministro, partidario de "salir a la cancha y jugar con el tango", según explicó usando términos futbolísticos.

El tango es un arte musical y escénico tradicional de Argentina y Uruguay, dos países que mantienen una fuerte rivalidad sobre su origen y el de uno de sus máximos exponentes, el cantante Carlos Gardel.

Existen dos teorías sobre su nacimiento: la "uruguayista", que señala el origen del intérprete de piezas inmortales como "Volver" o "El día que me quieras" en la localidad uruguaya de Tacuarembó, y la "francesista", que lo sitúa en Tolouse (Francia).

En 2009 la UNESCO declaró la danza rioplatense Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, un hecho celebrado por lo dos países y que también fue recordado hoy por el ministro Almagro, que lo consideró un ejemplo para "trascender el tango al exterior".

La presentación de la comisión interministerial se celebró en el patio empedrado de la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, un recinto que evocó a la tradición y pasión tanguense al contar con una actuación a capela del joven artista Tabaré Leyton.

En representación del Ministerio de Turismo y Deporte, la economista Silvia Altmark mostró su convicción de que el tango "es un atractivo más para los que visitan Uruguay, pero también es una expresión" de la cultura uruguaya "que hay que proteger y revivir".

En los últimos años diferentes organizaciones han trabajado para que el tango volviera a tener espacios donde manifestarse en Uruguay.

Es el caso de la asociación Joventango, que desde 1977 trabaja para implicar a la sociedad uruguaya y a las nuevas generaciones con esa tradición.

Entre los actos que realiza, destaca el festival anual Viva el Tango, que este 2012 cumplió un cuarto de siglo de historia y que reúne a consagrados artistas y nuevas revelaciones de estilo musical y de baile en diversos escenarios distribuidos por todo el país.