Sindicatos y organizaciones de defensa de los derechos de trabajadores protestaron hoy contra la decisión del Gobierno canadiense de eliminar prestaciones sociales a trabajadores temporales extranjeros.

La decisión de eliminar las prestaciones fue realizada el pasado lunes sin publicidad por el Ministerio de Recursos Humanos y, según los sindicatos canadienses, afectará especialmente a miles de trabajadores temporales mexicanos que cada año acuden a Canadá como jornaleros agrícolas.

La eliminación de las prestaciones especiales le ahorrará al Gobierno canadiense millones de dólares cada año a pesar que los trabajadores temporales extranjeros seguirán cotizando a la seguridad social canadiense.

El sindicato UFCW envió hoy una carta abierta a la ministra de Recursos Humanos, Diane Finley, en la que solicitó que reconsideré la medida dado el impacto que tendrá en los trabajadores extranjeros del sector agrícola.

UFCW dijo que aunque el Gobierno ha eliminado el pago de las prestaciones, las autoridades canadienses seguirán recaudando de los trabajadores temporales extranjeros 25 millones de dólares al año en concepto de contribuciones.

Las contribuciones de los trabajadores temporales extranjeros serán iguales que las que realizan trabajadores canadienses, o residentes permanentes, que si seguirán recibiendo las prestaciones.

"Estos trabajadores, principalmente hombres casados del Caribe y México, dejan cada año a sus familias durante meses para recoger nuestros alimentos", dijo UFCW en la carta a Finley.

Cada año, unos 18.000 trabajadores temporales mexicanos viajan a Canadá con el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales México-Canadá como temporales en las explotaciones agrícolas del país.

En total, 30.000 trabajadores extranjeros (especialmente de México, el Caribe y Filipinas) acuden cada año a Canadá para trabajar de forma temporal.

El presidente de UFCW, Wayne Hanley, señaló a través de un comunicado que la decisión del Gobierno canadiense, "no se ajusta a los valores canadienses".

Hanley añadió que el Gobierno canadiense "permite a las empresas pagar a los trabajadores extranjeros temporales un 15 % menos que a los canadienses, y continúa ignorando las condiciones de trabajo y de vivienda peligrosas a lo que muchos de estos trabajadores son sometidos".

La organización de defensa de los derechos de trabajadores extranjeros, Justicia for Migrant Workers (JMW) también protestó contra la decisión de eliminar las prestaciones.

JMW dijo que durante 40 años, los trabajadores temporales extranjeros han financiado el sistema de desempleo canadiense a pesar de que no son elegibles para recibir la totalidad de las prestaciones disponibles a los trabajadores canadienses.

"Y ahora están siendo totalmente desposeídos de las pocas prestaciones especiales a las que podían acceder. Es completamente injusto y escandaloso", dijo la organización.

El Gobierno canadiense no explicó el por qué de la eliminación de las prestaciones.