La Comisión Europea (CE) advirtió hoy a los líderes de los Veintisiete de que no se puede caer en la "complacencia" por la mejoría de la situación económica y aseguró que es "crucial" que la cumbre de esta semana respalde ya un acuerdo sobre el supervisor bancario único.

El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, apeló en un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo a "no perder el sentimiento de urgencia" en todo lo referente a la crisis del euro.

"La situación ha mejorado, pero sigue siendo frágil. La complacencia no es una opción", insistió.

Barroso aseguró que entre las prioridades más acuciantes está el cumplimiento de los acuerdos del Consejo Europeo referentes a la creación de un supervisor bancario único y la posterior posibilidad de que Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) recapitalice directamente a entidades en apuros.

Los ministros de Finanzas de los Veintisiete tratarán de llegar hoy a un acuerdo sobre ese sistema de supervisión en vísperas de la última cumbre comunitaria del año.

"Un rápido acuerdo político sobre el supervisor bancario único y su respaldo en este Consejo Europeo es crucial", aseguró Barroso, que apuntó que este es el punto "más importante" para avanzar hacia una Unión Económica y Monetaria completa.

El presidente de la CE señaló que, al mismo tiempo, el Consejo Europeo debe mirar más allá y definir la hoja de ruta de cara a la transformación de las estructuras del gobierno económico del bloque.

Barroso defendió que, en este ámbito, la zona del euro debe tener capacidad para avanzar más rápido que el resto de la Unión, pero mantenerse abierta a que los países que lo deseen se sumen a esos cambios.

Además, hizo hincapié los países deben seguir los principios de responsabilidad y de solidaridad y subrayó que las reformas deben ser "justas" y combatir la "desigualdad".