El Gobierno brasileño lamentó hoy "profundamente" el accidente en una de las instalaciones de la petrolera mexicana Pemex, que causó al menos 26 muertos y ocurrió en coincidencia con la visita al país del presidente electo de México, Enrique Peña Nieto.

"El Gobierno brasileño transmite sus más sinceras condolencias a las familias de las víctimas y reitera su solidaridad al pueblo y al Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos", dice una nota divulgada por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El desastre ocurrió este martes en una planta de Petróleos Mexicanos (Pemex) situada en el estado de Tamaulipas, en el nordeste del país, causó la muerte a 26 trabajadores y ocasionó heridas a otros 46.

El accidente, considerado como una de las peores tragedias del sector petrolero mexicano, ha coincidido con la llegada a Brasil de Peña Nieto, quien en el inicio de sus actividades oficiales se reunió hoy con directivos de la influyente Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

El presidente electo será recibido mañana en Brasilia por la jefa de Estado, Dilma Rousseff, y luego partirá rumbo a Chile, tercera escala de una gira que incluirá visitas a Argentina y Perú y que ya lo ha llevado a Guatemala y Colombia.