El presidente de Ecuador, Rafael Correa, opina que es "ahora o nunca" que las FARC y otros grupos irregulares colombianos "pueden lograr la paz y hacerle un gran bien a Colombia y al continente entero".

"Yo creo que es de las mejores noticias de las últimas décadas" para la región, dijo Correa en una entrevista televisiva al referirse al anunciado diálogo entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Para el presidente ecuatoriano, que fue entrevistado el miércoles por la noche por el canal Gama, el conflicto en Colombia "ha costado demasiado" a ese país y a sus vecinos.

Durante la entrevista, reproducida hoy por el portal de la Presidencia de Ecuador, el jefe de Estado recordó que a su país le cuesta alrededor de 120 millones de dólares anuales cuidar la frontera norte con Colombia, "además de ataques invasiones, muertos".

"Dios quiera (...) que este proceso de paz que se ha iniciado llegue a un feliz término y se acabe esa guerra fratricida que ya dura medio siglo y que ya perdió su razón de ser", indicó.

En su opinión, mantener el conflicto "no va a ningún lado, se trata solamente de desgaste mutuo, de violencia. Si alguna vez las FARC quiso lograr justicia social por medio de la lucha armada en Colombia, pues ese objetivo se perdió, se esta haciendo un daño muy grande", comentó.

Correa, que mantuvo una dura pugna con el anterior presidente de Colombia, Álvaro Uribe, especialmente a raíz de una operación militar colombiana contra un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, en 2008, dijo que las relaciones bilaterales están en un "extraordinario momento".

El pasado lunes, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que ha iniciado "conversaciones exploratorias" con las FARC e invitó al Ejército de Liberación Nacional (ELN) a sumarse a la negociación para poner fin al conflicto armado.

Santos afirmó que el incipiente proceso de paz se logrará "con prudencia, con cautela y con decisión" y llamó a la sociedad colombiana a apoyar ese propósito.

Al día siguiente, el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño dijo que Ecuador estaba listo para colaborar "en cuerpo y alma" si le pidieran que ayudara en las conversaciones.

"El que tengamos una frontera tranquila y sin conflictos es la mejor noticia que en décadas América Latina habrá recibido, es el único punto de conflicto importante que todavía vivíamos en el continente", afirmó entonces Patiño.