El senador opositor boliviano Roger Pinto cumplió hoy tres meses refugiado en la embajada de Brasil en La Paz con la esperanza de que el Gobierno del presidente Evo Morales le otorgue el salvoconducto que requiere para trasladarse al vecino país, informó hoy a Efe su hija Denise.

"Mi papá está bien. Con una sonrisa en la cara y bromeando con que hoy es su 'cumple mes' porque cumple tres meses y esperando, porque no nos queda más que esperar", dijo la hija, de 22 años y estudiante de abogacía, tras visitar a su padre en la legación.

El senador se refugió en la embajada el 28 de mayo, hace 93 días, cuando argumentó que era víctima de una "persecución política" por acusar de corrupción y connivencia con el narcotráfico al Gobierno de Morales, que ha rechazado tal denuncia.

Pinto, de la conservadora Convergencia Nacional, tomó la decisión de refugiarse porque temía ser detenido por uno de los más de veinte juicios por supuesta corrupción que le han iniciado las autoridades, pero que él considera pretextos para perseguirlo políticamente.

En la embajada, el senador fue cambiado hace una semana de una habitación cercana a las oficinas a otra "un poco más privada" que tiene más seguridad, con rejas en la ventana, y donde están su cama, una mesa y una pequeña sala de reuniones, apuntó Denise Pinto.

La hija del senador ratificó, al igual que han hecho legisladores correligionarios, su petición para que Morales dé a su padre el salvoconducto y que la comunidad internacional se pronuncie.

"Él quiere que se le dé un trato igualitario al que se le ha dado a Julian Assange", dijo en alusión a que Morales apoyó a Ecuador, que concedió asilo en Londres al fundador de WikiLeaks el pasado 16 de agosto y que reclama un salvoconducto para salir de Gran Bretaña.

La esposa y una de las tres hijas del senador ya están en Brasil, haciendo tramites para obtener refugio en ese país.

El diputado de Convergencia Adrian Oliva insistió hoy, a las puertas de la embajada de Brasil, en que el Gobierno de Morales tiene una actitud dual en el caso del asilo para Pinto y Assange.

"Ambos tiene asilo político, es la misma institución, sea cual sea el origen, la causa, la razón, o el motivo, eso no interesa, pero el Gobierno reclama para Ecuador lo que no respeta para Brasil", dijo Oliva a Efe.

El Gobierno de Morales ha tildado la decisión de Brasil de dar asilo a Pinto de "equivocada" y "desatinada", ha ratificado que no dará el permiso de salida y en su momento llegó a acusar al embajador brasileño, Marcel Biato, de presionar y ejercer una "vocería política" y no diplomática en el caso.

Desde que Morales llegó al poder en 2006, decenas de opositores se refugiaron o asilaron en Brasil, Perú, Paraguay, Estados Unidos y España alegando persecución, mientras que el Gobierno sostiene que se trata de personas que huyen de procesos de corrupción.