El Tribunal de Apelación de las Fuerzas Armadas ordenó hoy que prosiga la corte marcial contra el comandante Nidal Malik Hasan, acusado de matar a trece personas en la base de Fort Hood (Texas, EE.UU.), pese a la disputa sobre su barba que pospuso el proceso.

Diez días atrás, el Tribunal detuvo el proceso porque el juez de la corte marcial había señalado que la barba no cumplía los procedimientos de la corte.

De este modo, y según un comunicado del Tribunal, el proceso debe "seguir adelante" y será el juez quien decidirá si ordena que el acusado sea afeitado a la fuerza.

Hasan está acusado de abrir fuego indiscriminado en la base de Fort Hood (Texas) en noviembre de 2009, en el que murieron 13 personas, doce militares y un civil, y hubo una veintena de heridos.

El militar se enfrenta a 13 cargos de asesinato premeditado y 32 cargos de intento de asesinato premeditado, por lo que podría ser condenado a pena de muerte.

Hasan, musulmán practicante, se ha dejado crecer la barba y renuncia a afeitarse voluntariamente, por lo que ya fue multado en julio con mil dólares, la máxima pena recogida en el estatuto de las cortes marciales.

La nueva fecha de la corte marcial será anunciada próximamente. EFE