La ONU y la Liga Árabe anunciaron hoy que el exministro de Asuntos Exteriores palestino Naser al Qudua mantendrá su cargo como adjunto al nuevo representante especial para Siria tras el nombramiento del argelino Ladjar Brahimi, puesto que ha desarrollado hasta ahora bajo las órdenes de Kofi Annan.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, decidieron volver a nombrar a Al Qudua por su "extensa experiencia diplomática y profundo conocimiento de la región", así como por su reciente labor como mediador junto a Annan, aseguró ante la prensa el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

Antes de ser nombrado ayudante de Annan en su misión para frenar la crisis siria, Al Qudua fue ministro de Asuntos Exteriores para la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de 2005 a 2006, y había ejercido de observador permanente de Palestina ante Naciones Unidas entre 1991 y 2005.

Tras el fracaso de la misión de Annan, que renunció a su cargo el 2 de agosto, y con la salida de los observadores internacionales de Siria, el trabajo del diplomático palestino será ayudar a Brahimi a reconducir los esfuerzos mediadores internacionales para tratar de lograr una salida negociada al conflicto.

Brahimi, de 78 años y antiguo ministro de Exteriores de Argelia, fue nombrado nuevo representante especial para Siria el pasado 17 de agosto y asumirá sus nuevas responsabilidades a partir del próximo 1 de septiembre.

La confirmación de Al Qudua se produce mientras la violencia persiste en Siria y después de que el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal coalición de oposición frente a Damasco, anunciara que estudia la formación de un Gobierno de transición en el país árabe.

Así lo anunció el presidente de esa alianza, Abdel Basset Sayda, tras reunirse en París con el presidente de Francia, Fraçois Hollande.

Para el Consejo Nacional Sirio, lo "esencial" sería que ese Ejecutivo se formara "en el interior" del país, y no en el exilio, añadió Sayda.

En Moscú, el ministro de Reconciliación Nacional de Siria, Alí Haidar, llamó este martes a la oposición armada a deponer las armas, como condición indispensable para iniciar el diálogo con el régimen de Bachar al Asad y lograr la reconciliación nacional.

Mientras se multiplican los contactos diplomáticos en el extranjero, en Siria continúan los enfrentamientos armados, que han dejado decenas de miles de muertos y desplazados desde su inicio, hace un año y medio.