La recesión en Portugal volvió a acentuarse en el segundo trimestre del año, con una caída de su PIB del 3,3 %, el mayor retroceso registrado en su economía desde 2009, mientras el paro alcanzó un nuevo máximo histórico, del 15 %.

Así lo muestra la estimación rápida del Instituto Nacional de Estadística INE) luso, divulgada hoy, y que refleja un empeoramiento de los indicadores macroeconómicos del país, bajo asistencia financiera de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde mayo de 2011.

De esta forma, el PIB luso sigue en caída libre por sexto trimestre consecutivo, desde principios de 2011, y ha retrocedido un punto porcentual en comparación con el dato de los tres primeros meses de este año (-2,3 %).

Evolución negativa ha seguido también la tasa de desempleo, que ha aumentado en casi tres puntos porcentuales respecto a hace justo un año (12,1 %) y en una décima si se compara con el trimestre anterior.

La tasa de paro lusa se situó por primera vez en el 15 % -la tercera más alta de la UE-, una cifra nunca alcanzada antes y que equivale a 827.000 personas sin empleo, 152.000 más que hace un año.

La contracción de la economía lusa se explica por el comportamiento de la demanda interna, que empeoró respecto a los tres primeros meses de 2012, especialmente en el área de Inversión, según precisó el INE en el documento divulgado hoy.

De hecho, los indicadores de confianza del consumidor portugués han descendido hasta los niveles más bajos de su historia, perjudicados por el aumento del paro y el incremento generalizado de impuestos.

Por contra, la contribución positiva de la demanda externa ayudó al PIB luso a frenar su desplome gracias a "la disminución intensa de las importaciones", mientras que las exportaciones siguieron aumentando, aunque a un ritmo más lento que hace tres meses.

Tanto el Gobierno luso como la UE y el FMI -entidades prestatarias de su rescate financiero y que forman parte de la llamada troika- calculan que la economía cerrará el año con una recesión de en torno al 3 %.

Las previsiones sobre desempleo tampoco son halagüeñas, ya que se calcula que Portugal acabe 2012 con el paro en torno al 15,5 % y que en 2013 se sitúe cerca del 16 %.

El INE, además, volvió a agravar su última estimativa sobre el descenso del PIB del 2011, que el pasado mes de febrero cifró en el -1,5 %, aumentó hasta el -1,6 % apenas un mes después y ahora lo coloca en el -1,7 %.

Portugal vive la considerada como peor crisis económica de su historia moderna bajo el severo programa de ajustes acordado por las autoridades lusas con la UE y el FMI, y que tiene por objetivo recortar el déficit publico y reformar su economía para superar sus problemas estructurales.

Los 78.000 millones de euros prestados por las entidades internacionales han permitido al país cubrir sus compromisos financieros a largo plazo sin tener que emitir obligaciones, evitando así pagar mayores intereses.

Está previsto que Portugal regrese al mercado a subastar este tipo de deuda a largo plazo a partir del segundo semestre de 2013, unos meses antes de dejar de recibir ayuda financiera, aunque analistas, expertos y agencias de calificación dudan de sus posibilidades y especulan con la posibilidad de un segundo rescate.