Los indígenas del suroeste de Colombia que exigen la salida de los actores armados presentes en sus tierras urgieron hoy al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos un acuerdo sobre la retirada de las fuerzas de seguridad.

El consejero político de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín, de las autoridades del pueblo de los nasas), Feliciano Valencia, dijo a Efe que los aborígenes reclaman cuanto antes "resultados favorables" en su diálogo con el Ejecutivo.

"Llevamos tres o cuatro reuniones, no vemos avances en la discusiones de fondo y la comunidad nos está pidiendo resultados", expresó Valencia desde La María, un representativo resguardo de los nasas que acoge desde el sábado un encuentro nacional que reúne a miles de aborígenes.

La cita fue convocada por el Consejo Regional Indígena del departamento del Cauca (Cric), organización a la que pertenece la Acín y que tiene previsto clausurarla el martes próximo con la presencia del presidente Santos, a quien invitaron para ello.

Valencia dijo a Efe que los indígenas insisten en que Santos se desplace a La María para instalar un proceso de construcción de agenda temática que en un "tiempo muy corto" permita tener listos acuerdos para que sean suscritos entre el Gobierno y los indígenas.

La desmilitarización de las tierras ancestrales de los aborígenes y el control territorial por parte de la llamada Guardia Indígena son los asuntos más polémicos en la agenda de los nasas, que los incluyeron en un proyecto propio de paz.

Los nasas o paeces insisten en ello con más fuerza desde comienzos de julio pasado, cuando se declararon en "resistencia permanente" para exigir la salida de los militares y guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En una primera acción sobre la fuerzas de seguridad, la Guardia Indígena expulsó de manera temporal a soldados de una base en Toribío y obligó a los rebeldes a levantar dos controles carreteros en la misma zona.

Valencia sostuvo que los nasas están en capacidad de "garantizar al Estado, al Gobierno y a la sociedad que los espacios que sean desocupados por la fuerza pública no van a ser ocupados por las FARC".

Asimismo, los aborígenes plantearán iniciativas para superar el narcotráfico y otras economías ilegales que existen en la región y que generan guerra, agregó el consejero político de la Acín, quien insistió en que el conflicto armado castiga con fuerza a la población civil.

Son asuntos que los indígenas tienen previsto abordar dentro de unas comisiones de derechos humanos y fuerza pública, y de desarrollo económico, social y cultural que las partes formalizarán hoy durante una nueva ronda en Popayán, la capital del Cauca, con la presencia de los ministros del Interior, Federico Renjifo, y de Defensa, Juan Carlos Pinzón.