El presidente de EE.UU., Barack Obama, sopesa recurrir a su autoridad ejecutiva para fortalecer la seguridad del ciberespacio ante la inacción del Congreso, informó hoy su asesor en asuntos antiterroristas, John Brennan.

Durante un discurso ante el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington, Brennan dejó entrever que Obama tiene ante sí varias opciones, aunque no precisó si entre éstas figura una orden ejecutiva, que le permite obviar al Congreso en asuntos de prioridad nacional.

"Si el Congreso no va a actuar sobre algo como esto, entonces el presidente quiere asegurarse de estamos haciendo todo lo posible" para hacer frente a la amenaza de los ciberataques, dijo.

"Créanme, la infraestructura crítica de este país está bajo ataque", subrayó Brennan, aunque no detalló la naturaleza ni el origen de esas amenazas cibernéticas.

"Tenemos que mejorar nuestras defensas (cibernéticas) en nuestro país. No podemos esperar" más, agregó Brennan, quien asesora a Obama en asuntos antiterroristas.

El pasado 2 de agosto, la oposición republicana en el Senado de EE.UU. bloqueó la votación definitiva de una medida bipartidista que contaba con la venia de la Casa Blanca y buscaba establecer normas voluntarias para mejorar la ciberseguridad para las agencias del Gobierno y el sector privado.

El "Acta para la Ciberseguridad de 2012", promovido por los senadores Joe Lieberman, independiente por Connecticut, y Susan Collins, republicana por Maine, no logró los apoyos necesarios para ser sometida a votación definitiva en pleno de Senado.

Entre otros elementos, la iniciativa bipartidista tenía el objetivo de aumentar las protecciones a los sistemas de transporte y del tendido eléctrico nacional, plantas de tratamiento de aguas servidas, así como las redes financieras y de todo el ciberespacio.

Pero la medida chocó con la férrea oposición de los republicanos y grupos como la Cámara de Comercio de EE.UU., que la tacharon como una mayor restricción para el sector privado.

También varios grupos cívicos criticaron la presunta injerencia del Ejecutivo en las redes comerciales.

Una medida para la seguridad cibernética aprobada en abril pasado por la Cámara de Representantes, bajo control republicano, sólo alienta al empresariado a compartir información sobre amenazas cibernéticas, pero no impone normas a las empresas.

Ante el receso legislativo de agosto y la proximidad de los comicios generales de noviembre, lo más probable es que el asunto quede como tarea pendiente para 2013, según observadores.