El soberanista Partido Quebequés (PQ) criticó hoy a la monarquía británica, cuya cabeza visible, la reina Isabel II de Inglaterra es también la monarca canadiense, y dijo que es una institución "desfasada" que supone un malgasto de dinero.

Pauline Marois, líder del PQ, dijo que no tiene problemas en atacar a la monarca británica y la monarquía porque crea instituciones que "son inútiles".

"Este dinero está siendo gastado de forma inútil. Estas instituciones desfasadas necesitan ser cuestionadas", afirmó Marois en referencia a la figura de los gobernadores provinciales que ejercen de representantes personales de la reina en cada una de las 10 provincias canadienses.

Las declaraciones de la líder del PQ, Pauline Marois, contra la monarquía constitucional canadiense se producen en plena campaña de las elecciones provinciales de Québec, que se celebrarán el próximo 4 de septiembre.

Según una encuesta dada a conocer el 1 de agosto, el Partido Liberal de Québec del primer ministro provincial Jean Charest, disfruta de una intención de voto del 31 %, ligeramente por detrás del PQ, que tiene un 33 %.

El PQ, que en 1980 y 1995 convocó dos referendos independentistas cuando ostentaba el gobierno de la provincia francófona, no ha revelado todavía si celebrará una tercera consulta en el caso de ganar las elecciones.

Pero el PQ si ha dejado claro que va a utilizar las políticas del actual Gobierno federal del primer ministro conservador, Stephen Harper, para intentar derrotar al Partido Liberal de Québec que ostenta el poder desde 2003.

Harper, que al poco de llegar al poder en 2006 promovió el reconocimiento de Québec "como una nación dentro de Canadá", ha fomentado en los últimos años una serie de políticas que en la provincia francófona tienen escaso respaldo, como impulsar la imagen de la reina Isabel II en todo el país.

Por ejemplo Marois criticó hoy la reciente decisión del Gobierno federal de retirar de edificios públicos obras de arte realizadas por artistas canadienses para sustituirlas por retratos de la reina Isabel II.

Québec es la provincia canadiense que ofrece el menor apoyo a la institución de la monarquía.

En 2010, el último año en que la reina Isabel II visitó Canadá, una encuesta de la Asociación de Estudios Canadienses reveló que un 69 por ciento de los quebequeses se oponía a la monarquía y sólo un 17 por ciento estaba a favor.

Y en febrero de este año, cuando el Gobierno canadiense inició la celebración el Jubileo de Diamantes de la reina Isabel II con la entrega de 60.000 medallas conmemorativas, varios diputados de Québec rechazaron las insignias que les correspondían en protesta por lo que consideraron el malgasto de fondos públicos.